Desde la Curul 26

articulo

Pero qué necesidad…


Este miércoles próximo los diputados de la Quincuagésimo Octava Legislatura del Estado, estarán terminando el segundo período ordinario de sesiones correspondientes al primer año de ejercicio constitucional, es decir prácticamente han transitado el primer tercio para el cual fueron electos y a partir de este jueves entrarán al segundo período de receso el cual durará todo el mes de septiembre.

Lo malo es que terminarán el período ordinario de sesiones de la peor manera: violando la ley, y todo, según comentarios de los propios diputados, por una necedad.

Resulta que en la sesión del pasado jueves, entre otros, sometieron a la consideración del pleno, el dictamen que contenía la propuesta de los consejeros propietarios y suplentes del Instituto de Transparencia y Acceso a la Información Pública y Protección de Datos del Estado de Colima y a pesar de haber doce aspirantes, se empecinaron en incluir a dos que a decir de la mayoría no debieran ser parte de la propuesta.

Por eso fue que al someterse a la consideración del pleno el dictamen de referencia, no alcanzó la mayoría requerida por la Constitución, la Ley Orgánica del Poder Legislativo y la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública, que menciona que el dictamen debía ser aprobado por las dos terceras parte de los diputados presentes, es decir la mayoría calificada.

El dictamen fue presentado por la Comisión de Justicia, Gobernación y Poderes, que preside la ex coordinadora del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional, Martha Leticia Sosa Govea, a quien le achacan que se empecinó en que en la terna de consejeros debían ser incluidos Abel Palomera Meza, abogado panista que todos reniegan de él, casi nadie lo quiere, dicen, a excepción de la ex coordinadora del grupo albiazul en el Congreso.

La siguiente propuesta que no era aceptada fue la de Benjamín Luna Alatorre, porque como se lo comenté en esta misma columna, la situación de él apenas el 10 de marzo pasado tomó posesión como consejero propietario de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Colima, entonces la mayoría de diputados no se explican las razones del por qué el empecinamiento en que sea consejero propietario en funciones y comisionado propietario de INFOCOL, cuando hay otros once aspirantes esperando ser tomados en consideración para el consejo del Instituto de Transparencia.

En el dictamen que tuvo que ser regresado a comisiones el pasado jueves por no haber alcanzado la mayoría calificada, no se aprobó precisamente porque la diputada de Movimiento Ciudadano y los propios panistas, a excepción de Crispín Guerra que votó a favor del dictamen, se abstuvieron de votar, incluida la propia Martha Leticia Sosa, quien se supone fue quien elaboró el dictamen.

Dicen que el caso por el cual no se aprobó el dictamen con los tres profesionistas, fue porque Martha Sosa, quería que Abel Palomera, fuera como consejero propietario, sin embargo no se lo permitieron, y tuvo que ser propuesto como consejero suplente.

En cambio sí había logrado incluir como consejero propietario al consejero de la CDHEC, Benjamín Luna Alatorre.

Una sola mujer en todo este proceso…

Por cierto antes de proseguir le comentaré que algo que no pasa desapercibido es que tanto que pelean las mujeres ser tomadas en consideración para todos los cargos, pues bien al llamado del Congreso para que se postularan candidatas y candidatos al cargo de consejeros de INFOCOL, únicamente dos mujeres atendieron el llamado, Bárbara Mancera Amezcua y Magdalena Harayd Ureña Pérez, y de las dos, Magdalena Harayd Ureña Pérez, hizo llegar un oficio dirigido a la diputada Martha Sosa, donde renunciaba a sus aspiraciones y solicitaba ser dada de baja de este proceso de selección.

Bueno pues vino la elaboración del dictamen, el cual a nadie dejó satisfechos, pero sin embargo los diputados del PRI, los independientes y los legisladores únicos del PT, PANAL, PVEM y el panista Crispín Guerra Cárdenas, secretario de la comisión dictaminadora, al presentarse el dictamen al pleno le otorgaron la confianza a la comisión encabezada por la ex coordinadora del grupo legislativo del PAN, Martha Sosa y se la votaron favorable, como elaboró el documento.

Debo comentarles que de acuerdo a lo que circuló entre los propios legisladores, la propuesta a nadie dejaba satisfecho, ya que por ejemplo dejaban fuera de los consejeros propietarios, al que a decir de todos los diputados que estuvieron presentes en las reuniones de trabajo de los aspirantes, fue el maestro Ángel Fernando Prado López.

Todo eso para poder incluir al abogado que a toda costa quería meter Martha Sosa, que era Abel Palomera Meza y al ya consejero propietario de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Colima, Benjamín Luna Alatorre.

Así, la propuesta original que se puso a la consideración del pleno fue la siguiente: Para ocupar el cargo de Consejeros del Instituto, cuyo encargo concluirá el último día del mes de agosto de 2018, a la única mujer que quedaba en la competencia Bárbara Mancera Amezcua, como propietaria; y Ángel Fernando Prado López, como suplente (el mejor lo mandaban de reserva).

Para desempeñar el cargo de consejeros del Infocol, cuyo encargo concluirá el último día de agosto del año 2020, iban Mario Acevedo Manzano, como propietario; y, Abel Palomera Meza, como suplente (la manzana de la discordia).

Y la tercera propuesta de consejero, cuyo encargo concluirá el último día de agosto del año 2022, fue la de Benjamín Luna Alatorre (actual consejero propietario de la CDHEC), como propietario; y Alejandro Gallardo Ceballos, como suplente.

Se puso a consideración el dictamen, nadie quiso hacer uso de la palabra y al pasar a la votación, a favor del documento solo se recibieron quince votos, por lo que no se alcanzó la mayoría calificada, en consecuencia el dictamen fue regresado a la comisión dictaminadora, ya que conforme lo establece el artículo 102 de la Ley (patito) de Transparencia y Acceso a la Información Pública del Estado de Colima, en su fracción quinta, especifica que las dos terceras partes de los diputados presentes deberán aprobar el dictamen que se les presente. En caso de no obtener la votación requerida, la comisión encargada de realizar el procedimiento presentará nueva lista de candidatos hasta obtener la aprobación correspondiente.

Ahí viene el problema…

Y es ahí donde precisamente viene el problema… de acuerdo a lo que establece la Ley Orgánica del Poder Legislativo en su artículo 88, “…desechada una iniciativa en su discusión en lo general, no podrá volver a presentarse en el mismo período de sesiones”.

Muchos pudieran decir que no hay mayor problema, pues estamos a escasos dos días de que concluya el período ordinario de sesiones el próximo 31 de agosto, y de ahí solo habría que esperar a que transcurra el mes de septiembre, para que el nuevo dictamen sea presentado a partir del mes de octubre, pudiendo hacerlo en la primera sesión ordinaria de aquél mes.

Sin embargo el hecho es que de acuerdo a la Ley de Transparencia del Estado, se fija como plazo límite el último día de agosto para que el consejo del Infocol esté integrado y sus integrantes hayan rendido protesta.

Por eso es que le indiqué al inicio de la columna que los diputados cerrarán el segundo período violando la ley, porque si presentan el dictamen este próximo miércoles, como habrá de suceder, violentarán lo preceptuado por el artículo 88 de la Ley Orgánica del Poder Legislativo. Si no lo hicieren de esta forma, estarán violentando la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública.

De acuerdo a lo que ha trascendido, este miércoles van a presentar un “nuevo” dictamen, pero no variará en los nombres de quienes se encuentran incluidos en el dictamen que no pasó en la sesión del jueves pasado.

Para presentar este dictamen, y violentar la Ley Orgánica del Poder Legislativo, van a señalar que es por extrema urgencia, por lo que solicitará se le permita presentar al pleno este nuevo documento.

De acuerdo a comentarios que se dieron, Martha Sosa va a proponer en el “nuevo dictamen” salga del mismo como consejera propietaria la única mujer que está participando en este proceso, dicen que saldrá Bárbara Mancera Amezcua, quien pasará a ser consejera suplente; y como propietario habrá de proponer a Ángel Fernando Prado López, quien en el anterior documento aparecía en la suplencia, es decir, solo se hará el enroque entre los integrantes de la primera fórmula.

En las otras dos posiciones se mantendrán sus integrantes como están, es decir ya no intentará que Abel Palomera, sea propietario y seguirá manteniendo a Benjamín Luna Alatorre, como consejero propietario de Infocol, aunque ya esté como consejero en funciones en la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Colima (pues ¿qué le deberán?).

Si logra que las dos terceras partes de los diputados asistentes a la última sesión de este período ordinario voten de manera aprobatoria, se abrirá un espacio solemne dentro de la misma para que rindan protesta los nuevos consejeros del Instituto de Transparencia….

De no alcanzar la mayoría calificada esta nueva propuesta, no sé cuál será el plan “B”, si abrirán un receso para modificar a los integrantes, o si de plano se lo llevan hasta octubre, pero de que violentarán la ley, lo van a hacer los diputados…. ¡ah! que caray…

Mañana habrá sesión solemne…

Como quieren cerrar el período ordinario trabajando a todo lo que da, este martes los legisladores han convocado a sesión solemne, en donde van a entregar los reconocimientos a los adultos mayores que fueron propuestos en las categorías de Trabajo, el Deporte, la Ciencia, el Arte, la Labor Humanística, y la Labor Profesional.

Las personas que lo recibirán ya fueron aprobadas por esta Legislatura, por lo que este martes a las 10:00 horas recibirán su galardón, el cual constituye un reconocimiento a las mujeres y hombres colimenses, que representan la experiencia y sabiduría adquirida por los años, recompensando su esfuerzo entregado en favor de su estado, desde sus respectivos ámbitos.

Los homenajeados serán: en la categoría “EL TRABAJO”: Raúl Gudiño Pérez; en el rubro “EL DEPORTE”: Jorge Cruz Márker Solórzano; en la ámbito de “LA CIENCIA”: Dr. Ignacio Guillermo Galindo Estrada; en la categoría “EL ARTE”: Manuel Hernández Luna; en “LA LABOR HUMANÍSTICA”: Zenorina Brizuela Rincón; y en “LABOR PROFESIONAL”: Salvador Olvera Cruz.

A todos ellos mi respeto y admiración, sin duda alguna muy merecido el reconocimiento que recibirán del pueblo de Colima, a través del Congreso del Estado.

Para cerrar…

**El pasado viernes, en lo oscurito, acudió al Congreso del Estado, la Secretaria de Movilidad, Gisela Méndez, a reunirse con los diputados integrantes de la bancada del Partido Acción Nacional, donde abordaron todo lo referente al reemplacamiento.

Dicen los panistas que el interés de la reunión surgió de parte de la funcionaria estatal, luego de la iniciativa presentada por la diputada Norma Padilla, para que no haya canje de placas; la Secretaria de Movilidad, a toda costa trata de convencerlos de que lo mejor para Colima es realizar el reemplacamiento.

Durante el encuentro se dijo que “…derivado de “fallas administrativas” en el estado circulan vehículos que tienen placas sobre puestas y duplicadas, que no corresponden a sus propietarios, así también, vehículos emplacados con faltantes de documentación o en trámites judiciales, esto denota que, antes de que se pudiera pensar en al cambio de placas, es indispensable que la Secretaría a su cargo realice una reingeniería del personal que está encargado del proceso, de lo contrario no se podrá garantizar que hechos como los que ella menciona no se repitan.”

Los diputados del PAN insisten en que está claro que sigue latente la corrupción dentro de dicha institución, por lo que es responsabilidad del gobierno actual que persistan serias irregularidades en el padrón vehicular, por lo que es ilógico e injusto que la ciudadanía pague por estas omisiones y corrupciones que se generaron desde el mismo gobierno estatal.

Durante la reunión se informó que el parque vehicular susceptible a cambio de placas es del orden de los 350 mil vehículos, por lo que el ingreso por este concepto, si se toma en cuenta el último reemplacamiento del año 2011, se generarían alrededor de 700 millones de pesos, que saldrían del bolsillo de los colimenses.

Dicen que el coordinador de los diputados del PAN Luis Ladino, le dijo a la funcionaria estatal que no están de acuerdo con el reemplacamiento, por lo que anticipó que de presentarse la iniciativa en el Congreso del Estado el voto de la bancada albiazul será en contra de que se siga vulnerando la economía de las familias colimenses.

Se habla de que a pesar de no existir acuerdos, ni iniciativa formal, la Secretaría de Movilidad ya mandó a elaborar las láminas.

**Por otra parte informarle que el pasado viernes el Instituto Nacional Electoral, aprobó una nueva redistritación a nivel estatal, para los comicios de 2017-2018, por lo que los actuales diputados ya no podrían buscar la reelección, ya que los distritos por los que llegaron a la Quincuagésimo Octava Legislatura, ya no serán los mismos.

De conformidad al acuerdo aprobado por el consejo general de la Junta General Ejecutiva del INE, el municipio de Colima contará con tres distritos con electorales exclusivamente de esa demarcación, siendo los distritos I, II y III; Villa de Álvarez, tendrá dos distritos, VII y VIII; Tecomán, sufrirá una modificación, mantiene dos distritos exclusivamente con población propia de su demarcación, pero ahora serán el X (décimo) y XV (décimo quinto); y Manzanillo mantendrá sus tres distritos, XI, XII y XIII.

De acuerdo a la nueva nomenclatura aprobada por la Junta General Ejecutiva del INE, los 16 distritos uninominales en que está dividido el estado de Colima, quedan de la siguiente manera:
Distritos I, II y III (Colima); distrito IV abarca dos municipios, Comala y Villa de Álvarez; distrito V, también estará conformado por votantes de Coquimatlán y Villa de Álvarez; VI distrito, lo conformarán dos municipios Colima y Cuauhtémoc; distrito VII y VIII (Villa de Álvarez).

El distrito IX, lo integrarán votantes de los municipios de Armería y Manzanillo; el décimo distrito (X), lo conformarán 17 secciones del municipio de Tecomán; distritos XI, XII y XIII, todos con votantes del municipio de Manzanillo.

Distrito XIV lo conformarán los votantes de los municipios de Manzanillo y Minatitlán; el distrito XV, estará conformado exclusivamente por ciudadanos de Tecomán; y, distrito XVI, lo conformarán votantes de los municipios de Tecomán e Ixtlahuacán.

La nueva demarcación territorial de los distritos electorales uninominales locales en que se dividió el estado de Colima, a propuesta de la Junta General Ejecutiva del INE, será utilizada a partir del proceso electoral 2017-2018.

Según se explicó por el vocal ejecutivo de la Junta Local del INE, Luis Zamora Cobián, en promedio cada distrito uninominal representará 40 mil 660 ciudadanos, con una variación más-menos del 15%, por lo que algún distrito pudiera tener una población mínima de votantes de 34 mil 561 ciudadanos y una máxima de 46 mil 769.

**Para concluir solo recodarle que este miércoles concluye el período ordinario de sesiones en el Congreso del Estado, la sesión será kilométrica, pues se pretenden incluir al menos 7 dictámenes, varios de ellos de la Comisión de Estudios Legislativos y Puntos Constitucionales.

Luego les comentaré como estuvo el trabajo desarrollado en estos cinco meses que duró el período.

**Por otra parte recordarle que el jueves 1 de septiembre se instala el período ordinario de sesiones en el Congreso de la Unión, y ese mismo día el presidente de la República, está obligado a entregar el documento que contendrá el cuarto informe de labores, sobre el estado que guarda la administración pública.

Ese mismo día la Secretaría de Hacienda, nos recetará otro gasolinazo… mejor aquí le paramos.

...
Ultimo Minuto
Subir