Camino Real

articulo

LO POLÍTICO, EN LA RENUNCIA DE INDIRA

Habíamos comentado brevemente el divertido adiós de Indira Vizcaíno a la Secretaría de Desarrollo Social del Estado de Colima, Sedescol, apenas para señalar que llevaba meses reprimiendo sus ganas de salir, con luminosas sonrisas, a publicitarse en los medios tan dada como es a los escenarios propagandísticos y a los reflectores; apenas para señalar la brusquedad de su anuncio que, aparentemente, le pegaba a Nacho Peralta de sorpresa; apenas para señalar que se llevó algo más de un año para atreverse a renunciar alegando falta de apoyos; apenas para subrayar la desmesurada decisión de entregarle a una contumaz oposicionista toda una secretaría del Gabinete estatal, ¡y vaya que Secretaría!, nada menos la que hace de Santaclós entre los potenciales electores aunque no fuese navidad ni tiempo de elecciones. Pero no habíamos dicho todo de lo mucho que hay en el entorno de la dichosa partida de Indira.
Ciertamente dicha renuncia se puede leer de diversas maneras, pero nunca se debe pasar por alto la más importante: la política.
En ese contexto, hete aquí que hace algunos meses nuestra renunciante acudió a un mitin, ¿de quién cree? ¡Claro! Un mitin del peje Andrés Manuel López Obrador, siendo que ella, si bien nunca militó en el PRI, tampoco se afilió a “Morena”, razón suficiente para sospechar de sus verdaderas intenciones.
Hace más poquito, como un mes más o menos, Indira Vizcaíno, también ex presidenta municipal de Cuauhtémoc, anunció al personal a su mando en la Sedescol que renunciaría; lo que indica que ya tenía planeada su ruta de salida desde hace tiempo y no, como dijo, luego de reflexionar lo que era “mejor” para Colima.
Cosa de un mes, más o menos también, el PRD, su alma mater, le dio la razón a Indira Vizcaíno sobre la solicitud de expulsión del partido negro-amarillo, según dio a conocer el presidente estatal del sol azteca, Jorge Luis Reyes Silva. La ex diputada federal no sería expulsada de las filas del sol azteca por haber aceptado un cargo en un gobierno que no era de su abanderamiento, pues eso no es delito, es deleite.
Lo político, sin embargo, nunca se puede deslindar de las razones que llevaron a Indira Vizcaíno a presentar su renuncia al gobierno del Estado. Si al tiempo que la solicitud de expulsión en su contra no procedió, anunció sin embargo su salida del gabinete a sus empleados, mismos que ella llevó a la dependencia y que militan en el PRD. Es lógico, entonces, que todo lo armó con miras al 2018, y para nada, como ella lo argumenta, por no tener condiciones ($$$) para hacer su trabajo como era su deseo. Por cierto, al señalamiento de Indira de que no tenía recursos para trabajar bien y bonito y a todo mecate como ella hubiera querido, se debe recordar aquel dicho ranchero: con buena tierra, agua y tractor, cualquier peje es agricultor.
Pero la mejor respuesta está por verse, y será cuando Indira nos anuncie su incorporación a algún morrocotudo proyecto político. Entonces, como José Alfredo, le diremos: ojalá que le vaya bonito.


MESON.- ¿Se ha fijado, carísimo lector, como de poco tiempo acá abundan en nuestro estado los festivales “artísticos”, “culturales” y “deportivos”?... Pocos municipios de nuestro estado escapan a esta festivalitis aguda que parece hablar de otra cosa muy distinta a la crisis económica de los gobierno municipales que cada fin de año andan de pedigüeños para el aguinaldo, para que el gobierno estatal les adelante participaciones federales o a los bancos para que les presten… Y espérese: esa oleada de festivales -que cuestan un buen, como dicen los chicos de ahora-, son aparte de las tradicionales ferias anuales de cada entidad municipal y, por supuesto, la estatal… A algunos hasta les sirve para presumir que ya mastican el idioma de Trump, como ese “Coquimatlán extreme”… Andan tan desatados con sus festivales que parece que tienen mucho dinero las alcaldías… Y ningún regidor dice nada. ¿Será porque andan en la misma fiesta?… ¡Arrieros somos!

Lo político, sin embargo, nunca se puede deslindar de las razones que llevaron a Indira Vizcaíno a presentar su renuncia al gobierno del Estado. Si al tiempo que la solicitud de expulsión en su contra no procedió, anunció sin embargo su salida del gabinete a sus empleados, mismos que ella llevó a la dependencia y que militan en el PRD.
Ultimo Minuto
Subir