Red Política

articulo

Para no dejar en el tintero.

ME PARECE que está repitiéndose la misma historia que se registró entre 2004 y 2005 en la Gubernatura del Estado. En aquella ocasión y luego de un año de gobierno, Gustavo Vázquez Montes empezaba a tomar decisiones ya sin influencias de los compromisos que tenía que cumplir con quienes lo apoyaron para llegar al cargo. Todo quedó truncado en 2005 por aquel trágico accidente aéreo en Tzitzio, Michoacán.

Actualmente, el gobernador del estado se ha propuesto, al parecer, realizar lo propio, aunque tiene en su contra –diferente a lo que ocurrió con el profesor Gustavo- el fuego "amigo" que le disparan desde el diario “aliado” y que en semanas anteriores se intensificó debido a la inesperada salida del ahora ex Secretario de Salud. En estos momentos hay una especie de tregua, pero quienes apoyaron a JIPS para que primero fuera el candidato y después ganara la elección ordinaria no quitarán el dedo del renglón y continuarán con sus embestidas cuantas veces sea necesario con tal de alcanzar sus intereses.

POR CIERTO, el gobernador del estado se ha visto en la necesidad de posponer decisiones que habrían beneficiado a la mayoría de los colimenses y no propiamente al grupo que lo apoyó para llegar al poder Ejecutivo. Sin embargo, JIPS es inteligente y, contrario, a lo que se pudiera pensar, tiene firmeza y carácter para tomar sus propias decisiones. Me parece que está en el camino de atender principalmente el interés general de los colimenses. Colima y los colimenses requieren de un gobernador que se sacuda en buena medida ese compromiso que generó con el grupo político que lo apoyó en 2015. Será difícil, pero para lograrlo ya viene sumando aliados políticos no sólo del PRI, sino de otros partidos, dispuestos a conformar un futuro que los lleve más allá del 2018 y del 2021.

ESA FIRMEZA y determinación que le está permitiendo ejercer a plenitud el poder Ejecutivo fue demostrada ahora en el caso de la renuncia de Indira Vizcaíno Silva a la Sedescol. La perredista justificó su salida expresando infantilmente que se iba de esta dependencia porque no le daban los recursos suficientes para trabajar y porque los demás integrantes del Gabinete no la pelaban. Y ante esto, JIPS fue firme y tajante al responder que la falta de recursos no es pretexto para no trabajar y que los funcionarios de su Gabinete que no puedan dar resultados, tienen todo el derecho de dedicarse a otros temas. Es claro que Indira Vizcaíno se fue de la Sedescol no por falta de apoyo o porque la veían feo, sino porque se avecina el proceso electoral 2017-2018 y desea otro cargo de elección popular o ser la dirigente perredista en el estado, para ser la candidata del PRD a la gubernatura del estado en el 2021. Y esto no lo pudiera lograr si continuaba en el actual gobierno del PRI. En los próximos meses o semanas se confirmará que Indira se fue de la Sedescol para tomar el control del PRD en la entidad, luego de la eventual salida de la actual delegada de este partido en Colima y ex candidata perredista a gobernadora, Martha Zepeda.

EN EL juego de cifras que se hace, se suele minimizar y hasta omitir la parte positiva del tema que se aborde. En este caso, las estadísticas de la inseguridad en Colima han sido manoseadas y manipuladas por algunos medios de comunicación, particularmente los de circulación o presencia nacional, interesados en presionar al gobierno para lograr una negociación publicitaria que les deje importantes recursos económicos. Y es que en el tema de inseguridad se viene observando este año en la entidad una reducción de los homicidios dolosos y de otros delitos relacionados con la delincuencia organizada. De acuerdo a los datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública y al adelanto que dio el Secretario General de Gobierno, Arnoldo Ochoa González, en su reciente visita al Congreso del Estado, en el estado habrían disminuido los homicidios dolosos en el primer trimestre del año en relación al mismo período del 2016, ya que en los primeros treses meses del año pasado se registraron 157 homicidios de este tipo, mientras que entre enero y marzo del 2017 se habrían presentado 151. Y lo más importante para los colimenses es que se puede percibir que en este mes de abril disminuiría este delito de alto impacto y otros.

ME SIGO sintiendo orgulloso de que mis hijas sean egresadas de las Licenciaturas en Derecho y en Gestión Turística de la Universidad de Colima porque es la mejor institución de educación superior en el estado y de la región. Sin embargo, las autoridades formales de la Máxima Casa de Estudios habrían de tomar nota correctamente sobre el denominado “Ranking Mejores Universidades 2017” que realizó publicó El Universal, ya que nos quedamos con la idea de que la UdeC andaba hace algunos años entre las 10 ó 20 mejores del país, pero ahora la ubican fuera de las primeras 30, al menos en este ranking. En el top ten de esta lista aparecen, en este orden, la UNAM, la UANL, la UDLAP de Puebla, la UAM, la U. Iberoamericana, el IPN, el CIDE, Anáhuac del Estado de México, BUAP de Puebla y la Universidad Autónoma de Querétaro. Llama la atención que en esta lista de 30 mejores universidades, además de 12 de la Ciudad de México, aparezcan 8 instituciones del estado de Puebla y 4 de Jalisco (UdeG, ITESO, UAG y UNIVA). De validarse esta nueva información, no debiera seguirse presumiendo que la UdeC es una de las mejores universidades del país. Si se reconoce, se daría un primer paso hacia la recuperación de su sitio en la educación superior de México.

"Colima y los colimenses requieren de un gobernador que se sacuda en buena medida ese compromiso que generó con el grupo político que lo apoyó en 2015.
Ultimo Minuto
Subir