CUESTIÓN CENTRAL

articulo

Penosa protesta.


En la marcha conmemorativa del día internacional del trabajo, en Colima la nota la dieron los maestros de la sección 6 del SNTE en sus escritos y consignas de protesta mediante los que pedían la destitución del titular del área.

Sin embargo lo más notorio resultó lo menos importante: lo que pudiera ser un error de escritura intencional, sarcástica, como la manta que, pintada a mano, denotaba errores de ortografía deliberados para hacer una crítica a la reforma educativa implementada por el gobierno federal, pudiera no ser precisamente eso, sino la demostración elemental de que es necesario capacitar y evaluar, sobre todo a quienes además de la capacidad debieran tener la vocación de la enseñanza,

Un error ortográfico como el de escribir “sindicalizmo” no habla de protesta sino de ignorancia. La educación es la piedra angular del desarrollo nacional, mal escribir no alcanza el tono de burla para denostar a la autoridad y no defiende los derechos laborales de los maestros más bien deja en evidencia la falta de compromiso con la enseñanza.

El fondo de la protesta es la resistencia a la evaluación docente, no quieren ser capacitados, ni evaluados y dirigen sus ataques a la cabeza visible, eso se entiende, lo que no se debieran permitir es que quienes por antonomasia debieran ser los más capacitados en docencia exhiban su protesta con faltas de escritura elementales.

No fuera importante si no fueran maestros los que protestan, si no fueran los que en las aulas se encargan de enseñar a escribir bien y a comprender la lectura, a crear conciencia, a ser líderes, a ser promotores de la conciencia, no fuera importante una falta de ortografía si no fuera porque eso es un indicador (cuestionable, si) de la ignorancia de las formas básicas de escribir.

Si fue deliberado resulta una estrategia de ataque confusa, luego entonces inútil, si no lo fue, es evidente que tienen una carencia de las principales armas que como profesores pudieran tener: la dignidad que da poseer el conocimiento y el deber moral de compartirlo.

No fuera importante si no fueran maestros los que protestan, si no fueran los que en las aulas se encargan de enseñar a escribir bien y a comprender la lectura, a crear conciencia
Ultimo Minuto
Subir