CAMINO REAL

articulo

Las ambiciones y los celos políticos rebasan por mucho lo que tendría que hacerse para bien de la ciudadanía


No quisieran más -ni menos- los habitantes del municipio de Colima, que los tres órdenes de gobierno-y, por supuesto, los tres poderes que componen el Estado-, se coordinaran para mantener la paz y seguridad en la jurisdicción municipal. Eso sería lo idóneo en una democracia donde los colores partidistas no influyeran negativamente y tan solo iluminaran el cielo como esplendoroso arcoíris de la comunidad gay.

Sin embargo, las ambiciones y los celos políticos rebasan por mucho lo que tendría que hacerse para bien de la ciudadanía. Si, por ejemplo, en el municipio de Colima comienza a haber enfrentamientos entre criminales, robos, asaltos, etcétera, es un hecho que obligaría a los policías de la Secretaría de Seguridad Pública y a los de la Policía Municipal, a compartir labores y estrategias de inteligencia para dar mejores resultados; pero no es así porque, según el alcalde jalisciense de los colimenses, Héctor Insúa, la seguridad pública no le corresponde al ayuntamiento de Colima, que él preside, sino al gobierno del Estado. Y así, pues, sin meterse el munícipe a proteger a los ciudadanos de su jurisdicción, la seguridad tiene que recaer en el gobierno del Estado, con todo lo complejo que puede ser, en especial cuando se tiene que mantener el orden y la seguridad en los diez municipios.

De esta manera se dispara la violencia en el municipio de Colima y la crítica le tupe duro y macizo y bien y bonito al gobierno del Estado, mientras el alcalde jalisciense de Colima Héctor Insúa sigue tan campante en su proyecto de reelegirse en el 2018 como quien va a través de la montaña a la feria de los flores, sin cerro que se le empine ni cuaco que se le atore. Al menos eso es lo que cree.

Pero lo importante es que los diputados locales hicieron comparecer a los alcaldes de la entidad -incluidos los no nativos, como Insúa-, para que explicaran qué es lo que están haciendo en su responsabilidad de ofrecer seguridad a los habitantes de sus respectivos municipios; más el de Colima, como ya se dijo, evadió su responsabilidad argumentando que es al gobierno del Estado al que le corresponde la seguridad pública; sin embargo, el presidente de la Comisión de Gobierno Interno del Poder Legislativo le enmendó la plana, diciendo que el municipio de Colima recibe recursos federales del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de los Municipios y del Programa de Fortalecimiento para la Seguridad, lo que no ha desmentido Insúa ni ha explicado en que se lo gasta, pero se sospecha que lo hace en el Festival Internacional del Volcán, evento que debiera dejarse para mejores tiempos en lo político y en lo económico. De esa naturaleza y de ese tamaño son las prioridades de quien, como el que pide otro plato de enchiladas, se quiere reelegir en el 2018.

MESON.- Leo que Gaby Benavides, la alcaldesa de Manzanillo, pide a legisladores federales y locales que modifiquen la ley del nuevo sistema de justicia penal para evitar que los delincuentes queden en libertad… “Hay veces que nuestro marco jurídico nos ata muchos las manos;(por) el Nuevo Sistema de Justicia Penal, hemos dejado mucha gente en libertad, o la entregamos a los jueces y al ministerio público y ellos los dejan en libertad; falta un marco regulador que no pase de un estado inquisidor a un estado tan ligero que no permita la detención de personas responsables”, expresó la alcaldesa… A Benavides le pasa lo que a muchos alcaldes que no saben que la pinche ley del nuevo sistema de justicia es pro criminal, pues penal se hizo para vaciar las cárceles evitando que los delincuentes caigan en prisión… Pero no a todos los alcaldes les preocupa, pues a la mayoría les importa una pura y dos con sal… EN CAMBIO nuestros diputados andan ocupadísimos en cosas verdaderamente importantes, como la reforma legal para el divorcio fasttrack o sin expresión de causa… Con eso reforma, usted se puede casar en la tarde-noche de hoy y antes de la comida del día siguiente ya está divorciado… ¡Aliviánate!... ¡No hay pex!... Antes el juez negaba los divorcios y se les ponían trabas a los cónyuges para que no dejara al garete a los hijos; solo por causas verdaderamente valederas se concedía la separación… Hoy en cambio, con esa genialidad que caracteriza a los garraletos diputados, se instituye el divorcio relámpago y les anda valiendo madres lo que suceda con la familia…

Ultimo Minuto
Subir