Estación Sufragio

articulo

INSTITUCIONALMENTE RENEGADOS:

Desde que, en 1991, los priistas votaron masivamente a favor de Carlos de la Madrid en la primera elección interna, los militantes del tricolor demostraron que pueden ser muy institucionales pero, inevitablemente, reaccionarán contra cualquier cosa que huela a imposición.

Al licenciado de la Madrid Virgen lo apoyaron las huestes del PRI no porque fuera primo del ex presidente de la República, Miguel de la Madrid Hurtado, ni porque el entonces alcalde de Colima tuviese un cuantioso capital político. Votaron por él, incluso muchos colimenses que no tenían cartilla de militante pero sí credencial de elector, porque se estaban revelando contra una imposición del centro.
Desde las oficinas del comité ejecutivo nacional quisieron lanzar la candidatura oficial de Socorro Díaz, sin que la ex directora del periódico El Día, ex subsecretaria de Gobernación y a la sazón senadora hubiese hecho los amarres políticos necesarios con las fuerzas locales.

En 1994, De la Madrid, ya como gobernador, recibió un golpe de las mismas estructuras que lo habían respaldado como precandidato. En Coquimatlán, los propios priistas votaron en contra de Alfredo Rocha (el popular Rochita) en la elección para la alcaldía, y de Martín Flores para la diputación local, porque los veían como una imposición del grupo Universidad.

En 1997 la gente votó en contra de Ramona Carbajal en Villa de Álvarez, de Miguel Ángel Novela en la capital y de Chilo Lepe, en Manzanillo, los tres cuadros con larga trayectoria política e impecable hoja de servicios en el partido, porque fueron impuestos como candidatos por el abanderado a la gubernatura Fernando Moreno Peña, en contra de la voluntad de la mayoría en esos municipios.

En 2003 los manzanillenses se volcaron en contra de la imposición de Sergio Marcelino Bravo. Y suerte parecida corrió Eloísa Chavarrías cuando los tecomenses la vieron (con razón o no) como imposición del saliente mandatario, Fernando Moreno.

En 2006 los porteños volvieron a votar contra el intento de imposición, ahora en la persona de Alejandro Meillón Galindo, por parte del gobernador en turno Silverio Cavazos.

Y en 2009, a pesar de que el PRI ganó mucho terreno (logrando la mayoría absoluta en el Congreso local), ya de salida Silverio Cavazos perdió en su principal enclave, Tecomán, porque quiso imponer a su gente en lugar de postular a quienes las mayorías reconocían.

En 2012 Nabor Ochoa impuso como candidata del PRI a la alcaldía en Manzanillo a la maestra Armida Núñez, quien fue arrasada por el entonces panista Virgilio Mendoza a la hora de las votaciones.

La comprobación empírica de la ecuación es que ahora los militantes del PRI se movilizan en Manzanillo para protestar en contra de lo que suponen la imposición de un candidato ajeno al Partido Revolucionario Institucional, el propio Virgilio. Ya hasta renunció el dirigente municipal Rubén Álamo.

En 2015, el PRI quiso cumplir su compromiso con la equidad de género (y entregar una cuota de poder a los exgobernadores) imponiendo como candidatas a las esposas de Mario Anguiano y Fernando Moreno o a la viuda de Gustavo Vázquez … y las tres perdieron.
Si para 2018 el PRI no aprende la lección, seguramente será arrasado y por razones exclusivamente locales.

CRÓNICA DE UNA DERROTA ANUNCIADA:

En un intento por conservar el Estado de México, el grupo Atlacomulco recurrirá a las estructuras del PRI: a las formales mediante el corporativismo para mantener la lealtad partidista; y a las informales mediante el clientelismo para asegurar el voto duro a un candidato como Alfredo del Mazo que no le dice nada al mexiquense común.

Sin embargo, para desalentar la votación a favor de la candidata de Morena, Delfina Gómez, y tratar de ganar la primera minoría en un escenario de marcado abstencionismo, es muy probable que el PRI (como en Michoacán y Guerrero) vuelva a recurir a la delincuencia organizada.

LOS LECTORES OPINAN:

1) Encomiable que el dinero obtenido de la venta del avión se haya gastado en reparar los espacios deportivos, me escribe un lector. Pero ya antes había anunciado el Gobierno del Estado que ese dinero se iba a invertir en ¡los servicios de salud!
¿Se les olvidó a los publicistas del régimen lo que Ignacio Peralta declaró? ¿Nunca se hizo esa inversión y, por lo tanto, el mandatario estatal mintió o incumplió su promesa? ¿O a ese avión que se supone no tenía precio en el mercado de aeronaves usadas, como en la multiplicación de los panes y los peces le sacaron tanto dinero que alcanzó para mejorar la infraestructura de salud y la deportiva en el estado?

2) Dirán misa en cuanto a la conveniencia para las finanzas públicas de transformar el parque regional metropolitano en un zoológico, opina otro lector, pero nadie está calculando el costo social de despojar a un amplio sector de la población de un espacio público prácticamente gratuito y del cual se habían apropiado esas familias de muchas maneras.

La falta de planeación y las condiciones climáticas hicieron que los colimenses de mayores ingresos se concentraran en la zona norte de la ciudad, donde la temperatura puede ser de 2 a 4 grados más baja que en el sur, y que en el entorno de las vías del ferrocarril se asentaran las familias más pobres.

Para muchos de ellos el parque regional no sólo era un lugar de convivencia sino también de comercio, acudían a vender chicharrones y aguas frescas. El zoológico, espacio privatizado, estará vedado para los vecinos del Ecoparc aunque el DIF reparta 15 mil boletos gratuitos al año.

Por cierto, otros que se quedaron sin casa son los grupos de scouts y guías que se reunían en el parque regional los sábados por la tarde.

Y si de inversiones mixtas se trataba, digo yo, bastaba con concesionar las lanchas y los cuatriciclos o reparar el minicircuito vial para los que rentan carritos eléctricos en la Piedra Lisa.

Mi correo electrónico: carvajalberber@gmail.com. Esta columna se puede leer también en: www.aacb2.com.

Si para 2018 el PRI no aprende la lección, seguramente será arrasado y por razones exclusivamente locales.
Ultimo Minuto
Subir