ESTACIÓN SUFRAGIO

articulo

SRIO. GRAL., EN FUNCIONES DE DELEGADO:

En un sector que solía ser encabezado por el dirigente de alguna organización gremial corporativizada al PRI, llama la atención el arribo del diputado federal Enrique Rojas Orozco a la CNOP.

Cuando Víctor Vázquez Cerda, a quien sustituye Kike Rojas, asumió la secretaría general de la CNOP en Colima, ostentaba también el liderazgo en el Sindicato de Trabajadores al Servicio del Gobierno del Estado (STSGE).

Y anteriormente, el recordado Agustín Martell Valencia estuvo al frente del Sector Popular del PRI siendo al mismo tiempo secretario general de la Unión de Sindicatos burocráticos.

Ha habido líderes cenopistas que no militaban en alguna organización adherente al Revolucionario Institucional, pero formaban parte de un reconocido grupo o corriente al interior del Partido.

Fue el caso de Arnoldo Ochoa González, quien encabezó la Federación Estatal de Organizaciones Populares cuando el Güero todavía era una de las figuras del Grupo Universidad.

Y vale recordar también que cuando José Antonio Orozco Sandoval despachó en esa oficina, lo hizo como vocero de los comerciantes.

Sin duda, gobernadores hubo que pusieron a operar políticamente en la CNOP a una persona de su confianza, sin que eso implicara un mayor espacio de participación para taxistas, transportistas, tianguistas, locatarios o burócratas.

Kike no preside ninguna de las organizaciones cenopistas en el estado, llega al cargo como cuadro distinguido del Partido y en reconocimiento a las tareas que al interior de la estructura territorial desempeñó en los últimos meses como delegado del CDE del PRI en Manzanillo.

Se especula que también llega como adelanto al cobro de la cuota de poder que exigirá la bancada del PRI en San Lázaro, cuyo coordinador César Camacho Quiroz fue presidente nacional del tricolor entre 2012 y 2015.

Camacho conoce al Partido y acaso se propone ganar posiciones en momentos que Enrique Ochoa Reza, por desconocimiento de las estructuras y de los modos de ser priista, no logra asir los hilos.

Más llama la atención que el asenso de Kike se dé en calidad de delegado general del CEN de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares, pero en funciones de secretario general del comité estatal.

NO ACEPTARÁ REINTEGRO:

A Rojas lo colocan en la CNOP estatal a sabiendas que aspira a un nuevo cargo de elección popular en 2018, evidentemente como una manera de habilitarlo para esa eventual candidatura (él ha dicho que al Senado).

De ser ciertos los rumores que corren en el propio tricolor, pusieron a Kike en la CNOP como un primer escalón para subir a la presidencia estatal del PRI, una vez que se cumpla el ciclo de Rogelio Rueda Sánchez y ante la certeza de que la actual secretaria general del comité estatal, Lizet Rodríguez Soriano, tendrá que postularse necesariamente para alguno de los cargos que, por cuota de género, deberán disputar mujeres.

Una duda razonable nos hace preguntarnos si la dirigencia estatal del PRI sería, en todo caso, el premio de consolación para Kike Rojas cuando su partido decida no incluirlo en la fórmula al Senado. El ex alcalde de Villa de Álvarez ya dijo que no tiene un plan B, y que si no lo ponen a competir por un escaño en la Cámara Alta, no aceptará ninguna otra nominación.

Y tiene razón, cualquier otra posición representaría un retroceso: ya fue regidor, diputado local, presidente municipal y congresista de la Unión. Para arriba sólo le hace falta ser senador. Y como también ya fue presidente del PRI municipal en la Villa, la presidencia estatal del Partido no supondría subir para abajo.

Criticado por jugar (aparentemente) como agente libre (en un sexenio en el que Ignacio Peralta no ha hecho mayor esfuerzo por integrar una formación política identificada con su Gobierno, al menos no en el PRI), por muy distante que haya estado Rojas del mandatario estatal hasta ahora, siempre estará más cerca que como lo estuvo Víctor Vázquez.

En una coyuntura donde el primer priista de la entidad marca distancia con la burocracia, el STSGE pierde un espacio. Desde el momento en que Vázquez Cerda decidió no reelegirse ni tampoco quiso impedir el regreso de Martín Flores al Sindicato, el ala priista del gabinete estatal tachó su nombre de la lista de cuadros del peraltismo. Aunque eso no les impidió sentarse a esperar que Víctor solventara todos los gastos del sector popular con los recursos del STSGE.

Por lo demás, en la lista de cuadros del peraltismo la base priista se pregunta quién sí figura, pues de los que suponemos forman parte del proyecto político del Gobernador, ninguno se identifica con la militancia tricolor.

El rudo activismo del secretario general de Gobierno, Arnoldo Ochoa, no ha logrado permear al priismo; el secretario de Finanzas, Carlos Noriega, es el que más se dejaba ver en los actos del partido, pero al parecer ya le pasó la calentura de medirse en las urnas; y la única que ha sido priista desde chiquita es la directora del DIF Estatal, Mayrén Polanco.

AMIGOS Y RIVALES:

En la misma semana que Kike Rojas se hizo de la CNOP, con la presencia del secretario general del CEN de esa organización, Arturo Zamora Jiménez, y del gobernador Ignacio Peralta Sánchez, José Manuel Romero Coello presentó, acompañado de la titular de Sedatu, Rosario Robles Berlanga, la fundación que lleva el nombre del licenciado José Manuel Romero Lares, finado padre del todavía director del Instituto Mexicano de la Juventud.

Se dijo en las redes sociales que este es el destape de Romero Coello, pero ya suman varios los actos institucionales en su tierra, en los que José Manuel busca dar un campanazo, cobijado en todos ellos por lo que alguien muy atinadamente definió en un comentario como “todos los PRI, menos el de Ignacio Peralta”.

Seguramente porque Romero Lares fue catedrático de la Facultad de Derecho y no por otra cosa, la presentación de la fundación se llevó a cabo en el Archivo Histórico de la Universidad de Colima.

Aquí lo interesante es que Kike Rojas y José Manuel Romero compiten por la misma posición: la cuota de género que el PRI reservará a los hombres en su fórmula al Senado, que podría ser con suerte la misma posición que le corresponderá al tricolor en un binomio donde, como hace seis años, el PRI le dejará al Partido Verde una de las candidaturas.

Y puesto que las aspiraciones de Rojas y Romero son excluyentes, la distancia que ha tomado el mandatario estatal de José Manuel, quien fuera su amigo cercano y coordinador de la campaña en la elección extraordinaria (la que contó), coloca a Kike como el candidato de Nacho Peralta para el Senado.

Por el contrario, la asistencia de una secretaria de Estado al evento de este jueves, y la propia permanencia de Romero en el gabinete pese a estar en plena campaña, indican que José Manuel es el candidato del gobierno federal.

¿De Peña Nieto?, probablemente; ¿del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong?, presumiblemente.

Mi correo electrónico: carvajalberber@gmail.com. Esta columna también se puede leer en el sitio web CARVAJALBERBER: www.aacb2.com.

La distancia que ha tomado el mandatario estatal de José Manuel Romero, coloca a Kike Rojas como el candidato de Nacho Peralta para el Senado. ¿Eso da ventaja al diputado federal?
Ultimo Minuto
Subir