CAMINO REAL

articulo

El asesinato de Crispín Gutiérrez Moreno, ocurrido el viernes a manos del crimen organizado, consternó a toda la sociedad colimense. El gobernador Ignacio Peralta condenó el hecho, declaró que no habrá impunidad y que se aplicará la ley con rigor a los responsables de la muerte del alcalde de Ixtlahuacán.

El mismo día, el gobernador resaltó la aprehensión de dos presuntos responsables, que según las primeras investigaciones son originarios de Jalisco, habiéndoseles incautado un auto y las armas con las que cometieron el atentado. Un tercer delincuente escapó.

Es lamentable este tipo de hechos, pero desgraciadamente Colima es parte del campo de batalla de las bandas criminales que se disputan el territorio para tener un mayor control del movimiento y venta de drogas.

Con Crispín suman 22 alcaldes asesinados en el sexenio lo que se debe a que las estructuras municipales son fuentes de información que los maleantes necesitan para operar. Y alcalde que no cabestrea, se ahorca.

Hace días leíamos la columna de Alejandro Hope (El Universal), en la que señala que antes los presidentes municipales eran irrelevantes para los mafiosos y que mientras un presidente municipal no hablara de más y no colaborara con las autoridades federales, no tenía mucho que temer de los narcotraficantes. Pero las cosas han cambiado; la lucha entre bandas criminales ya es callejera y se refleja en el ámbito municipal, donde los alcaldes son piezas del ajedrez macabro, pues si no son convencidos por la buena, el plomo soluciona las cosas para poder entenderse con quien si quiera negociar.

El crimen de Crispín tiene varias líneas de investigación -como dijo el gobernador-, y por el bien de Colima más vale que logren dar con los autores intelectuales porque de poco sirve agarrar nomás a los matones que no saben a quién ejecutan (ni les interesa) ni quien les paga por hacerlo.

La sociedad en su conjunto lamenta el hecho; pero no faltan los prietitos en el arroz que aprovechan para llevar agua a su molino, como Enrique Michel, quien solo en este tipo de situaciones se acuerda de que hay un mal que nos aqueja como es la inseguridad; o Locho Morán, que aprovecha para

confundir más a la población a través de las redes sociales, en lugar de ayudar con propuestas positivas.

No se vale que políticos oportunistas pretendan, a su modo, convertirse en adalides de la justicia y no hagan nada al respecto; por ejemplo, Michel podría decirle a su correligionaria Yuleny -la de la Villa, a la que el agua llovediza le levanta el asfalto-, que no la amuele, que colabore con el gobierno estatal contra la inseguridad. Este tipo de actitudes también deben ser condenadas por los mismos políticos.

MESON.- En mayo de este año, Yolanda Verduzco Guzmán acudió, por tercera vez, a la Ciudad de México a someterse al examen de control y confianza como aspirante a la Coordinación General de la Unidad Especializada en Investigación de Delitos Contra la Salud (de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de la Delincuencia Organizada dependiente de la Procuraduría General de la República)… La primera vez que Yolanda hizo el durísimo examen fue como aspirante a la Secretaría General de Gobierno, en la administración de Silverio Cavazos (qed); y la segunda, en la administración de Mario Anguiano, para ocupar la Procuraduría de Justicia del Estado. Huelga decir que las tres veces aprobó el examen… A pocos días de haber ido por tercerea vez al examen, recibió aviso de presentarse,

con urgencia, a tomar posesión del cargo en la predicha Unidad Especializada en Investigación de Delitos Contra la Salud, en la que tuvo a su cargo, desde abril reciente, más de dos docenas de agentes del Ministerio Público Federal y una media docena de Fiscales, amén de agentes policíacos y demás… Ahora, por disposición del Procurador General de la República, Yolanda recibió de manos del Subprocurador Alonso Israel Lira Salas, un nuevo y más importante cargo: Titular de la Unidad Especializada en Investigación de Tráfico de Menores, Personas y Organos (de la SEIDO)… Muchos colimenses que conocen a Yolanda celebran que, si no en Colima, en la capital del país sí se valora su profesionalismo, su talento, su capacidad y su experiencia… ¡Arrieros somos!

Ultimo Minuto
Subir