Camino Real

articulo

LOS SINDICALIZADOS, ¿SINDICALIZABLES?

El intento de afiliación masiva y unilateral de varios cientos de empleados públicos a las filas del Sindicato de Trabajadores al Servicio del Gobierno del Estado, por parte del líder gremial Martín Flores Castañeda, ha provocado una discusión que ni siquiera debió darse.
Por una parte, existe la libertad personal de sindicalizarse, derecho que se debe respetar, pues ya no son tiempos de echarles al ejército encima -como ocurrió en Cananea y Río Blanco en los inicios de la Revolución Mexicana-, a quienes optan por organizarse de esa forma para defender sus derechos laborales. Pero por otra, tampoco son tiempos de hacer las cosas a la brava, como al parecer se hicieron, ni de sindicalizar a Juan de la Cotona y a Pedro de Urdimalas nomás porque al líder del gremio se le antojó sin contar con los derechos pertinentes. Hay versiones en el sentido de que, de los varios centenares de trabajadores, no todos son sindicalizables, pues para ello se necesita cumplir ciertos requisitos que la ley prevé y que la mayoría de ellos no cumple.
Además, tratándose de la administración pública, en la que todo se lleva a base de presupuestos anuales de acuerdo a la ley de ingresos, hay razón de más para dialogar y hacer las cosas de manera razonable, civilizadamente.
Flores Castañeda ha dicho en cuanta oportunidad ha tenido en los medios de comunicación que habló con el gobernador Ignacio Peralta, y que llegaron a un acuerdo satisfactorio para todas las partes e insiste en descalificar a los funcionarios de la administración estatal que le han respondido que la intentona de sindicalizar a esos más de cuatrocientos trabajadores del gobierno estatal, no es viable ni política y ni económicamente.
El líder de la burocracia al servicio del gobierno del Estado, dos veces ex diputado local plurinominal por el PRI y ex dirigente estatal de su partido, ha mencionado que a la administración estatal no le costará ni un tostón partido por la mitad este proceso porque los empleados tendrán el mismo sueldo. Eso no se lo cree nadie.
Mas lo que no dice Flores Castañeda es que este año, el 2017, ya está por terminarse, y que en el 2018 sí se tendrá que erogar una cantidad de recursos porque las prestaciones y sueldos de los sindicalizados –sean nuevos o sean viejos- se van incrementando paulatinamente gracias a lo prescrito en la relación contractual, sin que pueda revertirlo ni Dios Padre.
Y lo que ha dicho el secretario de Administración y Gestión Pública, Kristian Meiners Tovar, es que para el 2018 no están presupuestados recursos para más trabajadores sindicalizados, que ascenderían a 40 millones de pesos. Lo que sí está presupuestado es la contratación de 200 policías que, dijo el propio funcionario de la administración estatal, fue por recomendación del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, por lo que eso sí se tiene contemplado como un incremento en el presupuesto.
Flores no tendría necesidad de salir a los medios a confrontar al gobierno del Estado si, como dice, ya se arregló con el mandatario estatal, pues al final de cuentas los únicos que saldrán perjudicados por su obsesión de poder son los trabajadores que anhelan una seguridad laboral que Martín no puede darles por el solo hecho de quererlo. Para que buscarle tres pies al gato.
Moraleja: mejor un mal arreglo que un buen pleito.

MESON.- El Congreso del Estado hará comparecer a doce funcionarios de la administración estatal para que diserten, largo y tendido, sobre temas del pasado segundo informe del Ejecutivo… Las comparecencias iniciarán hoy, pero ya verá usted que no saldremos de ningún apuro, pues todos sabemos que es puro circo, maroma y teatro de esos señores diputados que se paran frente al atril como si ellos supieran y pudieran lo que no sabe ni puede el compareciente... POR CIERTO, el Congreso aprobó apenas hace días sanciones contra la exalcaldesa de Armería, Patricia Macías Gómez y cinco ex funcionarios más, por anomalías en el ejercicio fiscal ¡de 2014!... Mi abuelita diría que esos diputados pachorrudos y arriados están buenos para traer a la muerte… ¡Arrieros somos!

Flores no tendría necesidad de salir a los medios a confrontar al gobierno del Estado si, como dice, ya se arregló con el mandatario estatal, pues al final de cuentas los únicos que saldrán perjudicados por su obsesión de poder son los trabajadores que anhelan una seguridad laboral que Martín no puede darles por el solo hecho de quererlo.
Ultimo Minuto
Subir