CAMINO REAL

articulo

Reacciones diversas -no de los encumbrados, sino de la gente de a pie que es lo importante-, ha motivado el que José Antonio Meade aspire a la candidatura del PRI a la Presidencia de la República. Como se sabe, no se trata de un priísta militante, sino de un simpatizante que, cumplidos los requisitos que marcó la última asamblea nacional del PRI, podrá ser postulado.

Muchos y muy positivos han sido algunos comentarios, en el sentido del acierto -haciendo de la necesidad virtud-, que tuvo el PRI para decidirse por alguien que no es militante, pero más que eso, por tratarse de una persona preparada académicamente y con vasta experiencia en la administración pública y, por ende, en la política. Baste ver los cargos que ha tenido Meade en el gabinete federal de dos administraciones de distinto signo político.

Otros, en cambio, han lamentado que a Meade lo haya escogido Peña Nieto y que nadie del PRI lo cuestionara. ´Creía que eso ya estaba superado´, fue la frase más ilustró el sentir de los escépticos. Sin embargo, éstos no cuestionan para nada el perfil del precandidato, que es lo verdaderamente importante y

no tanto si lo seleccionó Peña Nieto quien solo hizo lo que le correspondía como líder nato del PRI. Finalmente poco importa cómo y quien designe a candidatos -que son sólo eso, candidatos, que se propondrán al escrutinio público de una elección-, siempre que éstos sean buenos como, al parecer es José Antoni o Meade.

¿Por qué los críticos del método priista no dicen nada del método de los demás partidos? Por ejemplo Morena, cuyo candidato lleva 17 años haciendo campaña con recursos que quien sabe de dónde provienen aunque no se difícil imaginarlo. Morena y El Gorgojo López Obrador, son la única y auténtica dictadura perfecta, lo bueno es que solo lo padecen los morenos. De los demás partidos ni hablar.

Por otra parte, el destape de Meade despertó en Colima comentarios en torno a la relación de amistad que guarda con el gobernador Ignacio Peralta por pertenecer al mismo grupo político a nivel nacional; y a tal grado se oyen los díceres que hay quienes auguran que el mandatario colimense se convertiría en una pieza clave para el PRI en el próximo proceso electoral. Es decir, los bonos de Peralta subieron a nivel nacional como la espuma en un vaso de cerveza, y es que la amistad que mantiene con quien será el candidato del PRI a la presidencia de México, es una

circunstancia política que obligará al PRI estatal a entregar las mejores cuentas en las próximas elecciones.

El perfil de Meade coincide en mucho con la personalidad de Peralta: ambos estudiaron en la Universidad de Yale; son parte del grupo de economistas que se desarrollaron profesionalmente en el Banco de México; los dos participan en el grupo político que gobierna al país y, en el colmo de las coincidencias, recientemente fueron objeto de reconocimiento a su trayectoria por parte de la Federación de Colegios Economistas de la República Mexicana, pues se han destacado por su honestidad, transparencia y no tener pasado oscuro.

Cuando el precandidato Meade vino a Colima -en octubre- con la representación presidencial al segundo informe del gobernador Peralta, reconoció que el esfuerzo cotidiano de los colimenses engrandece al estado, destacó que en la administración estatal han sido excelentes el desempeño de las finanzas estatales y la creación de empleos, a la vez que juzgó importante el impulso para que muchos colimenses superen la pobreza extrema.

De llegar José Antonio Meade a la presidencia de la República, a Colima y a Peralta se les augura un buen futuro, ya que ex secretario de Hacienda conoce

al estado y sabe de sus necesidades y Nacho la lleva muy bien con él.

Pero no me atrevo a pronosticar algo más.

MESON.- En sus afanes presidenciables, López Obrador puso a su mujer, Beatriz Gutiérrez Mueller, a cantar la canción El Necio, del cantautor apologista de la revolución cubana, Silvio Rodríguez, en un video promocional… ¿Por qué esa canción inspirada en los motivos de la martirizada isla y no, digamos, una de la Revolución Mexicana?... Quien sabe, pero en uno de esos arranques, El Gorgojo puede poner a bailar a su señora esposa para que le haga propaganda… LA MEJOR SEÑAL de que la precandidatura de José Antonio Meade fue un acierto, fueron los calificativos que, con gestos como de estar chupando limón sin sal, le dedicó López Obrador: pelele y señoritingo… ¡Arrieros somos!

Ultimo Minuto
Subir