Camino Real

articulo

UN HOMBRE SENCILLO / LAS TRAPACERIAS DE ANAYA

¿Cuántos ejemplos habrá como el de Miguel Lara? ¿Muchos? ¿pocos? ¿ningún otro? Confío en que habrá varios. ¿Quién es Miguel Lara? Es un hombre cabal, aunque de aspecto muy sencillo: estatura mediana, piel tostada por el sol, flaco pero correoso, vestido con una especie de calzón típico de su tierra y un moderno “jersey” deportivo -que luego se quitara para ponerse una especie de camisa o jorongo propio también de su tierra- y, en sus milagrosos pies, ligeros huaraches de cuero.
Miguel es un corredor de grandes distancias (maratonistas, los dicen), y su ocupación habitual que le genera ingresos para sobrellevar la vida es la albañilería. Originario de Porochy, municipio de Urique, en la Sierra Tarahumara, cada vez que ve una oportunidad participa en competencias maratónicas para ganar el premio que en ellas se ofrecen y, de esa forma, costearle los estudios universitarios a su esposa, Maribel Estrada, en la Universidad Autónoma de Chihuahua, de donde ella quiere egresar con un título profesional (Maribel ya intentó inscribirse pero como no tenía credencial del INE no se lo permitieron los burros de la universidad chihuahuense).
A Miguel -que acaba de ganar una competencia en Monterrey como ha ganado varias en los Estados Unidos y seguramente ganara otras-, le pregunta un reportero cómo es su entrenamiento en la sierra Tarahumara: -Pos como allá no tenemos carro para ir a trabajar, nos vamos caminando, responde. Otra pregunta: -¿Cuántos kilómetros caminas diario? –Como diez, responde como si nada quien considera su mayor logro el haber aprendido el castellano para abrirse camino en la vida.
Miguel quiere que su esposa haga “lo que yo no pude y tengo que correr y ganar para cubrir sus estudios. Siempre la apoyaré". Ese es el aliciente que lleva a Miguel a correr en cuanto maratón se le atraviesa en la región Norte del país.
En vísperas del Día Internacional de la Mujer hay que buscar a las mujeres heroínas para reconocerles su lucha por superar los obstáculos que las detienen. Pero ¿no estaría bien reconocer también a los hombres que, como Miguel Lara, hacen de su vida diaria una lucha a favor de la mujer, aunque en este caso se trate de la propia esposa?

ooooooooooo

La historia de Ricardo (Güero Angustias) Anaya Cortés ha estado plagada de traiciones, corruptelas, lavado de dinero, ambición desmedida por alcanzar lo que se propone y moches. Lo curioso es que por más que se revelaron todas estas trapacerías del político queretano, aun así se las ingenió para hacerse del control del PAN, de los diputados y senadores de su partido y, finalmente, de la candidatura presidencial.
Así dejó a medio camino a Margarita Zavala, la más popular en todas las encuestas y a Rafael Moreno Valle que también lo superaba. Además provocó la desbandada de panistas de renombre como Javier Lozano, Ernesto Cordero, Roberto Gil, amén de los ahora morenos Gabriela Cuevas y Germán Martínez.
Lo que nunca midió Anaya es que todas esas y otras corruptelas iban a salir justo cuando obtuvo la candidatura del PAN-PRD-MC al gobierno de la República. La operación de lavado de dinero para hacerse de un terreno en su natal Querétaro y la construcción de una nave industrial con valor de 54 millones de pesos, además de sus viajes a Atlanta, donde vivían y estudiaban sus hijos, era un tren de vida que alguien que sólo ha vivido de la política nunca se podría dar.
Lo de la nave industrial -que trató de explicar en un video que se enredó tanto y dejó más sombras que claridades-, lo tiene ahora al borde de ser huésped de un Cereso. Incluso cuando acudió a la PGR (donde se equivocó de oficina pese a que lo guiaba el avezado lengua viperina Diego Fernández de Ceballos que presume de saber todos los vericuetos en juzgados y ministerio público), hizo todo un montaje para hacer creer a la opinión pública mexicana que no tiene nada que esconder ni temer.
La propia Procuraduría General de la República difundió un video donde se ve claramente que le explican que no era la oficina donde tenía que acudir, además de que el encargado de la unidad de lavado de dinero va hasta el lugar a ponerse a sus órdenes y decirle que si tiene que hacer una declaración la diera en ese momento, a lo que el panista se negó, pues su intención no era ir a declarar, sino ir a entregar un escrito y salir a los medios a decir que no había nada en su contra.
Por eso la PGR se vio obligada a publicar el respectivo video, pues al verse frustrado su plan, insultó al fiscal de lavado de dinero que amablemente lo había atendido. No es que haya hecho algo indebido la institución, sino que tenía que aclarar una mentira del Güero Angustias donde ponía en duda la seriedad de la PGR.
Lo cierto es que las acusaciones de lavado de dinero y su complicidad con Manuel Barreiro -el otro muchacho maravilla que de mesero pasó a multimillonario-, tienen a Anaya al borde no solamente de perder la candidatura presidencial, que tanto se esmeró en conseguir, sino de ir a la cárcel.

MESON.- López Obrados predica con el ejemplo: ya empezó a aplicar la amnistía a delincuentes al entrar en contubernio con Napo Gómez Urrutia y Elba Esther Gordillo… ¡Arrieros somos!

Miguel es un corredor de grandes distancias (maratonistas, los dicen), y su ocupación habitual que le genera ingresos para sobrellevar la vida es la albañilería. Originario de Porochy, municipio de Urique, en la Sierra Tarahumara.
Ultimo Minuto
Subir