Diurnarius

articulo

Al parecer los conflictos internos de los partidos, el “chapulineo” de políticos, la postulación de candidatos improvisados o reciclados, así como el hartazgo que han generado las campañas de desprestigio a nivel federal, pero sobre todo el descontento social, se hizo sentir el en arranque del campaña a nivel local, en el que sin excepción estuvieron desangelados, algunos más que otros pero en lo general el arranque de fue gris.

Pero no solo el inicio de las campañas locales ha sido gris, sino que de muy bajo nivel, en el que algunos candidatos a falta de inteligencia, han recurrido a estrategias bizarras que rayan en lo surrealista, para tratar de ganar la simpatía de la gente, aunque para ello tenga que hacer el ridículo desde una regadera, en la calle abrazando perros callejeros o visitando lugares en los que en su vida se pararían por iniciativa propia, lo único que han logrado con esas acciones es dejarnos en claro que piensan que viven en una estado de ignorantes o de analfabetas, pero se equivocan, Colima ya no es el de hace 20 años.

Los políticos deben de entender, que los colimenses ya no quieren Juniors de gobernantes que se la pasen fanfarroneando, gastando los recursos públicos en viajes de placer o con sus concubinas, o haciendo negocios para enriquecerse juntos con sus cuates del colegio, como lo hizo Enrique Peña Nieto, o como lo está haciendo José Ignacio Peralta Sánchez, y uno que otro alcalde, que descubrieron en la administración pública, una abundante fuente de beneficio y de placeres personales, que no solo no quieren dejar, sino que ahora quieren hacer partícipes a sus amigos y familiares.

Sin embargo, los partidos políticos y sus dirigentes parecen no haber entendido que la incursión de Juniors en la política desde hace tiempo se agotó, gran parte del desencanto que se vio en el arranque de campañas, es que en algunas posiciones pareciera que se va a elegir presidente de una cámara empresarial y no un gobernante o legislador, y así pareciera que lo ven los Juniors al mostrar una clara tendencia por deslindarse de los partidos políticos, para quererse hacer pasar como candidatos ciudadanos, lo que resulta ser un engaño para la población.

Lo cierto es que la mayoría de candidatos presentados por los distintos partidos políticos, así como los que lograron su registro como candidatos ciudadanos, simplemente en sus arranques de campaña no lograron conectar con la ciudadanía; por lo que tendremos que esperar por lo menos un par de semanas para conocer cuáles son las tendencias o preferencias de la población para cada candidato a los distintos puestos de elección que estarán en disputa el próximo primero de julio.

Sin embargo, la tendencia como partido político en este arranque de campañas locales, siguen posicionando al Partido Revolucionario Institucional (PRI) y a sus aliados como el partido más débil, con una clara tendencia a la baja, mientras que el resto de los institutos partidos, se mantiene con posibilidades de crecer y de ser impulsados por el efecto que generen las campañas presidenciales, sobre todo a partir de la primera mitad de las campañas.

miguelinosan@yahoo.com.mx

Ultimo Minuto
Subir