ESTACIÓN SUFRAGIO

articulo

OPERACIÓN JAROCHA:

Que la jarocha Yuri supliese a la Leona Dormida en la apertura del Festival del Volcán dejó tranquilo a medio mundo. Empezando por los funcionarios que, en su momento, encubrieron el timo de la frustrada presentación de Lupita D’Alessio en el palenque de Colima, y quienes veían en la contratación de la intérprete de ‘Si no te gusta como soy’ por parte del Ayuntamiento, un guiño a las cientos de colimenses que no han podido cobrar el rembolso del boleto.

La versión que hicieron correr respecto a que la D’Alessio no se presentó porque estaba “borracha y drogada en la Hacienda de San Antonio”, contrastó desde un inicio con la evidencia de que los organizadores de la presentación en el palenque no cumplieron condiciones contractuales tan simples como tener un equipo de sonido acorde a la magnitud del evento, y la presunción de que, por carecer de un soporte financiero, no pudieron completar el pago convenido con la cantante ya que la taquilla fue mala.

La discusión en torno a la supuesta falta de profesionalismo o la presunta nula rehabilitación de la artista, se habría zanjado con la segunda venida de Lupita. Quizá por ello, coincidentes con los empresarios que quedaron mal el año pasado, los operadores de la guerra sucia contra el alcalde con licencia Héctor Insúa ya preparaban tácticas de choque para reventar el evento: pancartas ondeadas y gritos lanzados por supuestas admiradoras defraudadas con la cancelación del show en el palenque, exigiendo en el Jardín Libertad la devolución del boleto: ¡machetazo a caballo de espadas!

Nada de esto ocurrió porque a la Lupe le dio influenza (lo confirmó su hijo Ernesto en los programas de espectáculos, aunque no faltó en Colima quien dijera que otra vez estaba borracha y drogada) y fue sustituida por Yuri, para fortuna de los organizadores del Volcán Fest que así tuvieron un evento inaugural multitudinario.

LA MALDITA PRIMAVERA:

El concierto de la Güera (dicen que en México ser rubia es una profesión y en la farándula es un género: Paulina Rubio, Yuri, por supuesto, Lorena Herrera, Alicia Encinas y Claudia Islas para los que se acuerden, hasta La Gaviota) sirvió para un propósito no anunciado: el arranque de la campaña a la reelección de Héctor Insúa.

Si de encontrar formas de invertir políticamente se trata, en una época en que la fiscalización del gasto electoral desafía la imaginación de los estrategas de campaña, el Festival del Volcán resultó una magnífica inversión.

(No es una idea nueva. Si lo piensan, los carnavales de Manzanillo le sirvieron a Virgilio Mendoza para los mismo, y que en las fiesta de mayo de este año se haya presentado gratis María José ayuda a la campaña del Verde en el puerto).

El Volcán Fest, por lo demás, reactiva económicamente al centro histórico, ha hecho que los capitalinos y, en general, quienes habitamos la zona metropolitana nos apropiemos de un espacio público que comprende casi todo el primer cuadro, y hasta reduce la afición a la bebida porque como solo venden cerveza Colimita los chavos toman menos micheladas (no es broma).

Toda elección supone un dilema y en los comicios municipales éste es la permanencia de Insúa como alcalde. Se trata de la primera ocasión en que los munícipes y legisladores locales pueden buscar reelegirse, pero entre cuotas de género, acuerdos al interior de las coaliciones y aspiraciones personales que

apuntaban a otra dirección, son pocos los alcaldes y diputados que se sometieron al plebiscito.

De entre ellos, son todavía menos los que tienen viabilidad de triunfo. Yulenny Cortés en Villa de Álvarez, por ejemplo, no la tiene tan fácil como Rafael Mendoza en Cuauhtémoc. Pero en Colima sin lugar a dudas Insúa es el candidato a vencer.

LA CALZADA GALVÁN:

Víctima de una dura campaña mediática, generada por sus resistencia a invertir en publicidad oficial, Héctor Insúa tiene no obstante mucha simpatía entre las infanterías del periodismo, incluidos editores de micro medios y, por supuesto, las redes sociales donde se despliega toda esta corriente del periodismo ciudadano que, especialmente en Colima, no es otra cosa sino la nueva dimensión de la comentocracia.

Pero no son los medios, contra lo que algunos periódicos todavía creen, los que hacen ganar o perder a los candidatos. Es la gente cada vez más consciente de su voto y con una tendencia a deslindar al candidato del partido o los partidos que lo postulan.

Sin embargo, las siglas todavía pesan e Insúa se respalda en las de Acción Nacional. Es también, paradójicamente siendo el que gobierna, el candidato oposicionista por definición: toda la estrategia para pulverizar el voto de la derecha en la capital, lo convierte en un candidato antisistema a los ojos de quienes están cansados del régimen priista.

Vamos a ver si esta victimización a la que ha sido sometido Insúa rinde suficientes dividendos políticos para compensar el natural desgaste que sufre un alcalde en el ejercicio del cargo, la mínima diferencia con la que se impuso hace tres años al entonces candidato del PRI, el acoso de Leoncio Morán, los conflictos con el sindicato y el aparente retraso en la entrega de ciertas obras (como la calle Madero y la glorieta del DIF).

Veremos al final de la jornada electoral que pesó más: la increíble estrategia de relaciones públicas e imagen política que

es el Volcán Fest o la insidiosa campaña de algunos medios que intentan culpar a Insúa hasta de lo que es responsabilidad exclusiva del gobierno del estado, como la cuestionada remodelación de la calzada Galván, cuya solución no es otra más que dejarla de un solo sentido y habilitar el eje Pimentel Llerenas-Del Trabajo como su par vial.

Mi correo electrónico: carvajalberber@gmail.com. Esta columna también se puede leer en: www.carvajalberber.com y en sus redes sociales.

Ultimo Minuto
Subir