Estación Sufragio

articulo

LOCHO, ¡CIÉRRALE!

Con un video que recuerda al spot de 1983 (emitido por el gobierno de Miguel de la Madrid) en donde el hijo de Enrique Cuenca (uno de Los Polivoces) abría la cortina de la regadera y le espetaba a quien interpretaba a su padre: “Papá, ¡ciérrale!”, Leoncio Morán Sánchez arrancó su campaña hacia la alcaldía capitalina.

Como otra de las ideas promocionales del candidato de Movimiento Ciudadano, fue de gran impacto arrancar su campaña enviando un saludo a sus seguidores desde la ducha. El video tuvo miles de reproducciones, fue masivamente compartido y acabó siendo reseñado en los noticieros de radio y televisión de alcance nacional, aunque no necesariamente en la sección de política o, mejor dicho, no en los espacios serios del comentario político.

Se cree que Peña Nieto arrasó en la elección presidencial de 2012 gracias a que logró figurar en la prensa política, la prensa de espectáculos (por su matrimonio de telenovela con un actriz de melodramas) y en la llamada prensa del corazón que se empeña en sublimar la vida de millonarios, aristócratas (o lo que en México equivale a la realeza: los descendientes de los presidentes de la República), deportistas y, en todo caso, la gente de la farándula que se casa o pertenece por herencia a alguna de las familias poderosas del país.

Así también, como figura pública Locho tiene un registro muy amplio. No estará en Tercer Grado pero ya se lo cotorrearon en los espacios de Esteban Arce en Imagen Radio o de El Estaca y Eduardo Videgaray en Imagen Televisión, donde hicieron eco de la acusación que le hizo el PVEM de desperdiciar el agua porque la deja correr mientras habla a la cámara, prueba de que no cierra la llave cuando se enjabona. De paso, se lo vacilaron con el cuento carcelario del preso que se agacha en la regadera para recoger el jabón.

Por lo demás, Locho triunfó en las redes sin querer con un par de memes que se hicieron a sus costillas, alterando con Photoshop la imagen para incluir un dildo entre el surtido de champús y acondicionadores que se ven al fondo o para colocar a su lado al Negro de Whatsapp.

LA CAMPAÑA PERMANENTE:
Con todo, la exposición gratuita que recibió Locho por salir desnudo (cubriendo con la cortina “sus vergüenzas”, como decía el clásico) no la hubiera podido costear ni excediendo los topes en los gastos de campaña de todos los candidatos a la alcaldía.
Eso es lo que buscaba Morán, a quien le debemos ideas publicitarias exitosas como la que desplegó en su primera campaña a la Presidencia Municipal: “Los niños de Colima estamos con Locho. Grandes, chiquitos, estamos con Locho. Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete… ¡Locho!”.

El mérito es del autor del jingle pero quien encargó el promocional fue el entonces candidato del PAN, que se entrenó como anunciante en la tienda que fue de su padre y antes de su abuelo, La Barata Permanente, y de donde le viene un apodo que ya casi nadie menciona: El Diablo, la versión colimota de Ronald McDonald.

La cancioncita fue tan eficaz para fijar la imagen del candidato, como –guardadas las proporciones– la interpretación de “Movimiento Naranja” a cargo del niño huichol Yuawi, la misma que triunfó en las discotecas de Europa pero que Movimiento Ciudadano dejó de usar por no saber defenderse de afirmaciones críticas, como que al menor lo explotaba su padre, un artista ambulante, o que el progenitor, José López, había declarado ser militante del PRI. Ricardo Anaya se olvidó del simpático pequeñín y relanzó la campaña con niños tan güeritos como sus propios hijos, en un discurso inconsciente de que en su proyecto no caben los indios.

En su tiempo Locho también pagó cara la astucia de usar a los niños para entrar en los hogares de sus futuros electores. Recuerdo que mi hija, al verlo en la calle, lo vitoreó como si fuera una botarga del Dr. Simi. Pero la diputada local Hilda Ceballos promovió una iniciativa para prohibir el uso de menores de edad en las campañas, que luego fue ignorada por todos los candidatos.

VAIVENES ELECTORALES:
Leoncio Morán, en efecto, ya fue presidente municipal por el PAN y presume haber dejado finanzas sanas, aunque funcionarios de la actual administración señalan que el déficit y la deuda municipal que han venido creciendo cada trienio, específicamente en el rubro de Pensiones, mantuvo su ritmo también en tiempos de Locho.

Como alcalde, hizo obras con tres pesos que el gobierno estatal había presupuestado en miles, embelleció los jardines y llenó la ciudad de juegos infantiles. Todavía se usan los que instaló en el Jardín Torres Quintero, pero el módulo que puso en la Piedra Lisa fue arrasada por la megalomanía de Silverio Cavazos, quien levantó ahí una pirámide estilo Tula junto a una rotonda de las personas ilustres, versión modernista del Hemiciclo a Juárez.
Como militante de Acción Nacional, Morán Sánchez también fue candidato a la gubernatura en el proceso extraordinario que se dio a la muerte de Gustavo Vázquez, se bajó de la segunda posición al Senado (donde hacía fórmula con Martha Sosa) por un enfrentamiento con quien había dejado de interina en la Alcaldía, y ganó una elección de diputado federal.

QUINTA COLUMNA:
Hace tres años se estrenó como líder moral de MC, siendo su candidato a la gubernatura. Y en estos comicios apareció como candidato al Senado por el frente que integra su actual partido, MC, con PRD y PAN.

En atención a la cuota de género, cedió su lugar a María Elena Abaroa. Y luego encabezó la ruptura de ese mismo frente a nivel local, impulsando su propia nominación al Ayuntamiento de Colima y la de otros cuadros competitivos, como el también ex alcalde Felipe Cruz Calvario, en Villa de Álvarez.

Es indudable que Locho y Felipe podrían haber disputado en la interna la candidatura del Frente con los panistas Héctor Insúa y Yulenny Cortés, pero que los ediles en funciones hayan tenido mano para buscar su reelección no agota las posibilidades de que el partido naranja tenga secretas intenciones en Colima.
Me atengo a lo declarado por Locho y confirmado por Felipe, en lo federal respaldarán a Ricardo Anaya y a las fórmulas del Frente al Senado y la Cámara de Diputados, pero en el plano local desplegarán una estrategia para posicionar a Movimiento Ciudadano como una alternativa de gobierno.

Sin embargo, tanto Locho como Felipe cargarán hasta el final de la campaña con el estigma de estar supuestamente saboteando las candidaturas de los panistas, haciéndole el trabajo sucio al PRI.

La sospecha de los antipriistas se confirmará si eventualmente la votación del panismo en Colima y Villa de Álvarez se divide, y este voto diferenciado favorece a Walter Oldenbourg y a Héctor Magaña.

EL PRIMER RETADOR:
Como sea, si hay un retador en la contienda municipal es Locho. Héctor Insúa tendrá que hacer un esfuerzo adicional para diferenciarse del ex alcalde ante la militancia panista. Y el protopanista Walter Oldenbourg tendrá que mantener muy bien aceitada la militancia priista, si quiere evitar que la lógica del voto útil invalide su potencial como tercero en discordia.
Ahora bien, los detractores de Locho dicen que Insúa, Oldenbourg y hasta Roberto Chapula que va por Nueva Alianza, pueden tirarse a la hamaca y esperar que Locho su autodestruya.
Que tenga uno de esos exabruptos que le han dado fama de arrebatado y terminan costándole políticamente, como cuando en San Lázaro acusó a Fernández Noroña de ofrecer a su asistente “envuelta en moño a cuanto diputado se le pone enfrente”, para después disculparse y aguantar la humillación de que lo llamaran misógino.

Como cuando retó a golpes a Martín Flores afuera de una radiodifusora o le gritó ¡ratero! al gobernador Mario Anguiano afuera de Palacio.

Y como cuando se revolcó en el suelo para evitar que la Policía Judicial aprehendiera al operador de una grúa a la que Locho contrató siendo alcalde para remover la Figura Obscena, pieza que terminó dañada por la incompetencia de esa empresa para manejar una escultura que los ternuritas pensaron era de bronce sólido, como denunció el artista José Luis Cuevas quien lo acusó de “estulticia”, “tontería” y “estupidez”.

Mi correo electrónico: carvajalberber@gmail.com. Esta columna también se puede leer en: www.carvajalberber.com y en sus redes sociales.

Así también, como figura pública Locho tiene un registro muy amplio. No estará en Tercer Grado pero ya se lo cotorrearon en los espacios de Esteban Arce en Imagen Radio o de El Estaca y Eduardo Videgaray en Imagen Televisión, donde hicieron eco de la acusación que le hizo el PVEM de desperdiciar el agua porque la deja correr mientras habla a la cámara, prueba de que no cierra la llave cuando se enjabona. De paso, se lo vacilaron con el cuento carcelario del preso que se agacha en la regadera para recoger el jabón.
Ultimo Minuto
Subir