Analfabetas en Colima

articulo

.

A propósito del Día Internacional de la Alfabetización (8 de septiembre), declarado por la Unesco en 1965, el portal Afmedios publicó una nota de Citlally Vergara que titula: “En Ixtlahuacán vive la población con más porcentaje de analfabetismo”; su fuente, la Encuesta Intercensal 2015 del INEGI.

Las cifras, tomadas con tino por la periodista, recuerdan que en Colima, en ese año, vivían 523,309 personas de 15 años y más, grupo con el cual se calcula el analfabetismo. De ellas, 95.58 % se declaró alfabeta y 3.88 %, analfabeta; el resto no lo indicó. La mayor proporción de analfabetas son mujeres (53.79%). En el país, el analfabetismo se fijó entonces en 5.5 %, con extremos en Chiapas (14.8 %), Guerrero (13.6 %) y Oaxaca (13.13 %), y en Ciudad de México, Nuevo León y Baja California, con 2 % o menos de su población iletrada.

En Colima, por municipios, el más avanzado es Villa de Álvarez, con 1.71 %, como en los mejores estados del país; el rezagado, Ixtlahuacán, con 10.56 % de analfabetas, cerca de las entidades con peores números. También con cifras elevadas, Armería (8.68 %) y Tecomán (7.31 %).

Un programa federal lanzado posteriormente redujo las cifras nacionales y estatales, pero no la crudeza del problema, porque el concepto que se usa para medir el analfabetismo es bondadoso: personas que no saben leer ni escribir un recado, definición obsoleta en una época donde las tecnologías democratizan el acceso a la información (fidedigna o basura), pero también profundizan brechas. Un ajusto del concepto estallaría las cifras de analfabetas, cosa que políticamente resulta indeseable, por supuesto.

Otra cara del problema educativo es el grado de escolaridad de la población en México, actualmente de 9.2 grados. Según el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, entre 1970 y 2016 la escolaridad promedio se elevó 1.3 grados cada 10 años, así que faltarían 22 años para llegar a los 12 promedio de escolaridad, y dos décadas más para cubrir los 15 grados que la Constitución decreta como obligatorios para el Estado y derecho para el ciudadano, esto es, más allá de la mitad del siglo.

Finalmente, en un día que conmemora los progresos mundiales y nacionales en la materia, conviene recordar siempre a Paulo Freire, para quien el analfabetismo no es una hierba dañina, sino expresión de sociedades injustas.

En Colima, por municipios, el más avanzado es Villa de Álvarez, con 1.71 %, como en los mejores estados del país; el rezagado, Ixtlahuacán, con 10.56 % de analfabetas, cerca de las entidades con peores números. También con cifras elevadas, Armería (8.68 %) y Tecomán (7.31 %).
Ultimo Minuto
Subir