CAMINO REAL

articulo

=FRENTAZOS DE MORENA =PROMETIERON DEMASIADO; NO CUMPLIRAN =SE DIERON HASTA CON LA VACINICA =HONDUREÑOS BRAVEROS; ASI HAY QUE TRATARLOS

Los candidatos de Morena fueron más que espléndidos en aquellos días de campaña en los que se trataba de ofrecer y prometer lo que fuese a manos llenas y no hubo nada a lo que dijeran que no se podía o no se debía. La campaña electoral de Morena fue como aquella metáfora hecha canción: no hay cerro que se me empine ni cuaco que se me atore. Eso les funcionó a las mil maravillas ante electores más que ingenuos -digámoslo así para no herir susceptibilidades-, que les creyeron todo, a la vez operó un triunfo arrasador para los candidatos morenistas sin importar que muchos de ellos eran -y son- redomados pillos, probados y documentados deshonestos o malvivientes empedernidos. Pero hoy que ya asumieron los cargos en el Congreso de la Unión (senadores y diputados federales), así como algunos gobernadores, alcaldes y diputados locales (espacios donde Morena tiene mayoría) y solo falta

que asuma el Presidente de la República -morenista también-, se está viendo que eso de prometer es muy fácil y muy rentable electoralmente, pero el cumplir es difícil cuando no imposible. Tanto que hablaron de que ahorita nomás llegando y en menos de lo que canta un gallo retirarían al Ejército y la Marina de las calles; de que bajarían el precio de los combustibles; y, entre otras cosas, de que los legisladores se bajarían el sueldo. De todo eso, nada de nada y para nada han hecho y no se pueden excusar diciendo que no tienen modo, pues son mayoría en el legislativo. También ya poco se habla de otra gran promesa: el perdón a los criminales, asunto que más tardó en plantearse formalmente en foros populares, que en escucharse la respuesta contundente: justicia sí, perdón no. Esos y otros frentazos ante la dura realidad se ha pegado Morena. En cambio, es casi seguro que otras ofertas de campaña si se concreticen no le aunque las terribles consecuencias que conllevaría: desplazar a provincia las Secretarías de Estado (sin que se sepa porqué mucho menos para qué) lo que dividirá a muchas familias en las que, por ejemplo, el marido trabaje en una dependencia federal y la esposa en la IP o viceversa, además de meterlas en el brete de cambiar residencia, comprar casa, etc. Y mientras los legisladores se despachan con la cuchara grande, a la burocracia la castigarán con reducción de salarios

pretextando que el presidente ganará nomás 108 mil pesos como si no supiéramos que el Presidente tiene chorromil partidas presupuestales para echarles mano; la reforma educativa (punitiva, dice la CNTE, tratando de ignorar que todo en la vida tiene su lado punitivo: si te evalúas, actualizas y superas, progresas; si no, pagas las consecuencias). Y la joya de la corona: el nuevo aeropuerto de la ciudad de México, que lo rechaza a rajatabla el gobierno que entrará el uno de diciembre, y cuyo futuro será decidido en una consulta patito en la que van a participar la Chole, la Fufurufa, el Tontín, el Cuchufletas, Juan Cuerdas, el Tuercas y otros que saben de aeropuertos lo mismo que yo. En cambio, todos los organismos más calificados en la materia han opinado que Texcoco es el sitio apropiado, pero son ignorados. Llama la atención el dicho de Andrés Manuel López Obrador: si la gente decide que se haga en Texcoco, allí se hará. O sea, el problema no es económico, sino partidista. Y esos pobres macheteros de Atenco demuestran que son de los que ni diciéndoles cómo ni dándoles con qué, salen del hoyo. Rechazan el pastel que se les ofrece para seguir consumiendo las sobras.

MESON.- ¿Cuál novedad en que los morenos se hayan peleado, a las primeras de cambio, en el Congreso Local y se hayan dado hasta con la vacinica en la negociación por las comisiones legislativas?...

¿Cuál novedad en que uno de los recién electos presidentes de comisiones (de Morena) haya resultado un hampón de siete suelas?... Lo dio: los morenos se harán pedazos solitos… SI LA CARAVANA de hondureños que viaja a los Estados Unidos, peleara a en su país como lo hicieron en la frontera de México con Guatemala, ya habrían tumbado a su presidente y no tendrían ninguna necesidad de huir del suelo patrio con todo y vieja e hijos… No llegaron pidiendo permiso para entrar a México; llegaron bravos… Así hay que tratarlos… ¡Arrieros somos!

Ultimo Minuto
Subir