CAMINO REAL

articulo

=PERDIDOS EN EL CONGRESO =PERDIDOS EN EL EJECUTIVO FEDERAL =PERDIDOS TODOS

El Congreso del Estado reasignó la conformación de las comisiones de trabajo de una forma que valdría la pena repasar; pero para no cansar al lector mencionaremos únicamente los cambios en las tres principales: la de Hacienda y Presupuesto, que presidía el panista Francisco Rodríguez, ahora la encabeza el moreno Julio Anguiano; la de Estudios Legislativos y Puntos Constitucionales, que estuvo presidida por Jazmín García, ahora la preside Arturo García (ambos morenos), y en la de Responsabilidades, cuyo presidente fue el petista Carlos César Farías, toma la estafeta la predicha Jazmín.

A casi cuatro meses de haber iniciado su periodo constitucional de tres años, a la actual legislatura local, más que su desempeño -pero muchísimo más-, la ha distinguido -como a prácticamente a todas las anteriores legislaturas, lo cual no es ningún consuelo-, su trabajo archimegasupermediocre, aunque las y los actuales legisladores se han esmerado por sobresalir

también en el escándalo, la traición, el incumplimiento de promesas de campaña y el preocupante desconocimiento de los temas que deberían dominar. Es decir, son absoluta y descaradamente vergonzantes.

Pero en el desconocimiento de temas legislativos, se lleva todos los premios como el diputado más despistado, Carlos César Farías, que como presidente de la Comisión de Responsabilidades nunca supo encontrarle la cuadratura al círculo.

Emulando el título de la muy conocida serie televisiva de los años 60 “Perdidos en el Espacio”, varios diputados -particularmente el presidente de la mencionada Comisión-, como la familia Robinson en la serie que después fue llevada al cine y recientemente produjo Netflix, se vieron Perdidos en el Congreso.

Resulta que Carlos César Farías, Luis Fernando Escamilla y Lizeth Anaya, se auto exhibieron en la sesión del Congreso del jueves 18 de enero, debido a que el presidente de la Comisión de Responsabilidades pidió en tribuna una investigación a la auditora superior del estado, Indira García, pues de acuerdo a lo expresado por el petista, la funcionaria habría actuado con dolo en “las erróneas e incompletas” auditorías practicadas a la administración del ex gobernador Mario Anguiano Moreno. En esas,

Escamilla y Anaya secundaron a Carlos César, mientras la entonces presidente de la Comisión de Vigilancia del Osafig, Ana Sánchez Landa, dio un poco de luz al aclarar que las auditorías a la administración de MAM las realizó el Osafig, pero cuando ese organismo tenía como titular a Armando Zamora González; luz que no iluminó al desinformado presidente de la Comisión de Responsabilidades, pues ya nada dijo ni para disculparse ni para persistir en su ignorancia del tema.

Y sí. Resulta que la cuenta pública ordinaria del año 2015 del Gobierno del Estado, la auditoria excepcional a los ejercicios fiscales 2013, 2014 y 2015 al Poder Ejecutivo, la auditoria excepcional por la contratación de un crédito por 638 millones de pesos y la auditoría al Sefidec de los años 2013, 2014 y 2015, se practicaron antes de que Indira García fuera designada como titular del Osafig, información que puede constatarse en la página web del Congreso del Estado.

Ojalá que como presidenta de la Comisión de Responsabilidades, Jazmín García informe a la brevedad con transparencia y honestidad sobre los asuntos pendientes de resolver, en lo que, de entrada tiene una enorme ventaja sobre Carlos César: no podrá, ni queriendo, hacerlo peor.

MESON.- Pero de perdidos hablando, los hay por todas partes… resulta que el gobierno federal destinará 3 mil 857 millones de pesos a un “plan de bienestar” en los 91 municipios en que, con singular alegría y sin escatimar esfuerzos, se practica el huachicoleo… Se trata de los municipios por los que pasan los ductos de Pemex que un día sí y otro también son pinchados para robar combustible… Obviamente los habitantes de esa franja están de plácemes, pues en vez de la policía a detenerlos por bandidos, verán llegar millones de pesos en premios por ese robo a la nación... Chulada de mensaje se manda al “pueblo bueno y sabio”: si quieres ayuda del gobierno federal, delinque, de preferencia comete robo a los bienes nacionales… Esa política confirma el extravío del gobierno federal, es decir el régimen de la cuarta transformación -o transformación de cuarta- anda bien perdido… Pero en realidad los que estamos más perdidos somos todos los mexicanos que sí trabajamos, mientras el “pueblo bueno y sabio” de los huachicoleros pega brincos de felicidad… ¡Arrieros somos!

Ultimo Minuto
Subir