CAMINO REAL

articulo

¿SE ESTA CAYENDO EL CAMPO, O LO ESTAN TUMBANDO?


Si cae el campo, también caerá el país. Esta frase es del presidente de la comisión legislativa de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural del Senado, José Narro Céspedes, quien milita en el PT pero forma parte de la bancada de Morena, quien recordó que no se necesitaba recordar: el campo es sector fundamental para la autosuficiencia alimentaria.
La autosuficiencia alimentaria ya estaba superada. Si mal no recordamos, fue en el sexenio de Luis Echeverría cuando el país se ocupaba en lograr esa autosuficiencia y para ello se creaban programas y -lo entonces de moda-, fideicomisos enfocados a la producción de alimentos. Recuerdo una frase de la época con la que se daba a entender que no se escatimarían apoyos para que los campesinos se pusieran a cultivar la tierra: “Que solo los caminos se quedan sin sembrar”. No conozco las cifras de la época ni cómo ni cuándo empezamos a ser autosuficientes en la producción de alimentos; pero si que en los últimos sexenios no faltaban pan. tortilla ni frijol en la mesa (lo que faltaba, en muchos casos, era con qué comprarlos), como tampoco leche, carne, huevo y legumbres. En por lo menos los últimos tres sexenios (antes del de la T4), se ha observado abundancia alimentaria: en tianguis, abarroteras de barrio y supermercados, han estado a reventar de comestibles y en las calles del tianguis y los pasillos de las tiendas catrinas parecen hacer falta semáforos para los peatones y la gente de carritos de mano dedicadas a la compra de víveres.
¿Cuál déficit en la producción de alimentos?
Sin embargo, una de las promesas de campaña del gobierno de la T4, fue la “autosuficiencia alimentaria”, cuando en el país sobran alimentos hasta para exportar a EEUU y a otros países.
Pero lo que dice Narro es cierto: si cae el campo, cae el país. Y está cayendo, va pa´bajo, pero lo que no acabamos de dilucidar es si lo están tumbando o se cae solo.
Narro el de Morena “reconoció que no hay nada que festejar con un crecimiento de 0.1 por ciento del Producto Interno Bruto en el segundo trimestre porque en las actividades primarias, el campo, el indicador tuvo una caída de 3.4 por ciento”, dijo Narro Céspedes para aguarles la fiesta a quienes celebran el “fracaso” de los expertos que pronosticaba cero crecimiento para este año y, ¡Oh, milagro!, se alcanzó la fabulosa cifra del ¡0.1%! del PIB en los primeros seis meses de la administración federal. ¡Tengan, malditos fifís habladores!
Sigue Narro: “No creían, pero está pasando; se está cayendo el campo”, pero “si se cae el campo se cae el país”. E hizo otra advertencia que tampoco se necesitaba: el pequeño productor es “el gran perdedor”. Y remató, no sé a quién pero lo remató: el 0.1 por ciento “no es crecimiento”, porque “el año pasado teníamos un crecimiento de 1.9?.
Luego dio la suave: el presidente López quiere cumplir su compromiso de alcanzar 2.0 por ciento, “el país tiene que crecer, durante este último semestre, en 4.0 por ciento; ese es el reto que tenemos”. Pero ¿crecer al 4.0% por ciento del PIB en el semestre que ya estamos, levantándonos del 0.1% en que nos ha puesto la T4? ¡Ni yendo a pagar mandas al Señor Rancho de Villa, al Santo Niño de Atocha, de Plateros, Zac., a la Morena del Tepeyac (mucho menos a la Morena de Yeidcol), a la Generala de Zapopan, Jal., a la Virgen del Rosario de Talpa, al Cristo de la Montaña, de Guanajuato, a San Judas Tadeo, Santo de los imposibles, ni a todos los santuarios milagrosos del país.
Narro, a riesgo de que alguien le salga con otros datos, fue insistente en que urge estimular la actividad productiva porque, reiteró, “ya se está cayendo”. Y dijo lo que también ya se sabe: en la economía mexicana, siempre débil y dependiente de la de EEUU, no hay estancamiento pero sí hay desaceleración y que -otra vez lo que ya se sabe-, que el decrecimiento en el sector primario, principalmente en el subsector agropecuario, es consecuencia de la desatención oficial.
Por tanto más cuanto, organizaciones de productores han hecho marchas en la ciudad de México y preparan una gigantesca para el 8 de este mes que, es espera, podría sitiar la vivienda de López, es decir el Palacio Nacional.
MESON.- ¿Sabía usted que en Colima, a lo largo de la ruta de lo que antes fue el Camino Real de Colima, aún quedan vestigios en forma de camino ”de herradira” flanqueado por hermosas cercas de piedra, y de uno que otro edificio de lo que fueron los mesones?...

¡Arrieros somos!
Ultimo Minuto
Subir