Red Política

articulo

Comiendo el mandado


El diputado Mario Delgado Carrillo sigue en su precampaña político-electoral en el estado, rumbo a la candidatura de Morena a la gubernatura, pese a que aún faltan dos años para la elección.
De hecho, desde el año pasado, el morenista ha dado indicios y ha enviado señales de que buscará ser el candidato de Morena a gobernador del estado en 2021, pues realiza visitas, organiza reuniones y acude a actos públicos y políticos. Lo más reciente en este sentido, y que confirma su interés por ser declarado antes que nadie como el candidato morenista, fue abrir una casa de gestión social en esta capital, cuando no hizo ningún compromiso de campaña con los ciudadanos ni había tenido contacto con ellos.
Lo que llama la atención es que, con el poder que le da ser el coordinador de los diputados de Morena en la Cámara baja del Congreso de la Unión y el presidente de la Junta Política de la misma, a Mario Delgado se le han abierto puertas y espacios en la entidad que antes estaban vedados para los políticos o representantes populares del partido en el gobierno o en el poder.
Este avance ventajoso e inequitativo que viene dando el diputado de Morena sería consolidado si el morenista es designado por ya saben quién como presidente nacional de Morena. Entonces sí tendría pretextos para venir más seguido a Colima para amarrar lo más pronto posible la candidatura a gobernador del estado, aunque hay analistas que dicen que ésta ya la tiene y que sólo están dejando pasar los tiempos en este partido.
La aspiración de Mario Delgado es legítima, aunque la desarrolla de forma inequitativa frente a los militantes de este partido en Colima y ante los aspirantes que pudieran surgir. Está sacando ventaja política y pareciera que nadie en Colima, ni la “servidora de la nación”, va a impedir que sea ungido en 2021 como el candidato de un partido que para entonces llegará con el desgaste natural de estar tres años en el poder.
El único riesgo que corre el morenista es que sea desgastado por la oposición y hasta lo pongan en evidencia como un político trepador, mote que se ha ganado a lo largo de su carrera política y pública que empezó con López Obrador en el gobierno de la Ciudad de México y en la cual ha arribado a los cargos de elección popular por el dedazo del dirigente nacional en turno y ahora por el inquilino que no paga renta por vivir en Palacio Nacional.
De hecho, hay morenistas que comentan que Mario Delgado se sintió aludido con lo que declaró hace unos días el presidente de la república como dueño de Morena en el sentido de calificar precisamente de oportunista y trepador al senador Ricardo Monreal en el pleito que éste trae con el senador Martín Batres por la presidencia del Senado de la República, aunque en el fondo se trate de un teatro que pudo armar el dueño de Morena porque nada más hay que checar de qué estado es la senadora que fue “electa” para ser la próxima presidenta de la Cámara de Senadores.
Mientras, los partidos opositores en Colima, al menos el PRI y el PAN, se han quedado mudos y no hacen nada por contrarrestar esa precampaña que Mario Delgado realiza inteligentemente –hasta eso-. ¿O será que existe un acuerdo con estos partidos para dejarle la cancha a Morena para que ocupe la gubernatura del estado a cambio de otros puestos o privilegios? Hay que recordar que el conocido pacto PRIAMOR ha permitido reformas constitucionales y otras acciones en el Congreso de la Unión y hasta el arribo a la dirigencia nacional priísta de un hombre afín al ex presidente Enrique Peña Nieto y ahora al que despacha en Palacio Nacional.
Los tiempos viene siendo adelantados por Mario Delgado, lo que obligaría a los partidos a andar también ya moviendo estratégicamente a los militantes que pueden llegar al cargo más importante en la entidad, a fin de posicionarlos ante la competencia que ya comenzó el diputado de Morena.
Así, en el PRI se puede mencionar a Meily Romero, Walter Oldenbourg y Fernando Moreno; en el PAN a Jorge Luis Preciado y Pedro Peralta Rivas; en Movimiento Ciudadano a Leoncio Morán y Felipe Cruz, y en el Pvem a Gabriela Benavides y Virgilio Mendoza. Entre ellos podrían salir los candidatos de estos partidos o de algunas alianzas que seguramente se darán dentro de dos años.
Si desean anular la ventaja que ya empezaron a tomar los de Morena, el PRI y el PAN, principalmente, debieran desplegar una estrategia desde ahora y a largo plazo que culmine en el 2021 con la elección de sus candidatos antes de lo que normalmente lo venían haciendo, sin violentar la ley desde luego.
Los partidos no debieran quedarse con los brazos cruzados y debieran hacer lo mismo: adelantar las aspiraciones de sus prospectos, de tal manera que a mitad del 2020 tengan ya definidos a sus aspirantes o precandidatos, previa presencia mediática de estos aspirantes.
Sin embargo, en el horizonte se pueden ver las alianzas como una necesidad para poder derrotar al hombre que aun así llegaría con la etiqueta de favorito, a pesar del desgaste natural de Morena en el gobierno y aun cuando se anulara la probabilidad de que se presente de nuevo la ola AMLO en Colima, como sucedió el año pasado.
Bajo estas nuevas circunstancias políticas, sería aleccionador para la ciudadanía observar y valorar con más tiempo u oportunidad a quienes desean ser el próximo gobernador del estado, de tal manera que elijan al mejor hombre o mujer para gobernar el estado.

REPESCA

APOSTARLE AL turismo como una de las principales fuentes de desarrollo del estado, como está .vencido el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez, es una atinada política. Y la estrategia que despliega para ello es acertada: La intensa promoción turística de la entidad que viene impulsando el gobernador del estado de manera personal y desde varios frentes o medios, política que por cierto es bien interpretada y aplicada por la secretaria de Turismo. Viene a colación porque al participar en la inauguración del Festival de Multiculturalidad, en la alcaldía de Cuauhtémoc, en la Ciudad de México, Nacho Peralta hizo una invitación abierta a todos los habitantes de la capital del país para que consideren a Colima como su próximo destino vacacional. Y es atinado que promueva el estado en la Ciudad de México porque se sabe que el mayor número de visitantes a la entidad provienen del Bajío y de la capital del país, además de Estados Unidos y Canadá. Lo que falta es promover y realizar más inversiones para ampliar y mejorar la infraestructura y los servicios en Manzanillo y otros sitios turísticos del estado como Colima y Comala.
SI ES congruente con lo que piensa o dice, la siguiente renuncia en el gabinete de López Obrador sería la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero. En los círculos políticos altos se sigue comentando que la magistrada de la SCJN en retiro dejaría el cargo en el gobierno de Morena porque se siente incómoda en un gobierno donde el presidente no respeta el Estado de Derecho, ni la ley ni la Constitución, aunque en el caso del aeropuerto de Santa Lucía, un integrante del Poder Judicial está defendiendo todo esto al conceder amparos a una organización de ciudadanos con tal de que se respete la ley. Incluso, hay quienes pronostican que la salida de Olga Sánchez se daría después del primer informe de AMLO; es decir, el lunes o el martes.
SEGÚN LO dijo la alcaldesa de Manzanillo, el Senado de la República exhortó a las autoridades correspondientes (gobierno federal y del estado) a conducirse con perspectiva de género en la investigación que hacen a través de la Fiscalía General de la República y la Fiscalía General del Estado por el atentado que sufriera Griselda Martínez. De esta manera, la irresponsable alcaldesa del puerto no debiera preocuparse de que se vaya a tener un resultado sesgado o con tintes políticos, como ya lo estaba declarando, porque en esta investigación está la parte federal y no sólo la estatal. Si se demuestra que la alcaldesa lucró políticamente por su atentado, debería ser sancionada políticamente, ya que responsabilizó a una parte de la sociedad de Manzanillo de ser los autores intelectuales del atentado.

ha enviado señales de que buscará ser el candidato de Morena a gobernador del estado en 2021
Ultimo Minuto
Subir