Red Política

articulo

Informe de mentiras. Foto: El Sol de Mexico


Lo que vimos y escuchamos el domingo desde Palacio Nacional fue un informe de mentiras y falsedades, principalmente, al menos en la percepción de muchísimos ciudadanos que ven una realidad distinta a la que vienen pintando el gobierno de Morena y el presidente AMLO, igual que los gobiernos anteriores.

Tomando en cuenta los antecedentes públicos, el domingo me di a la tarea de contar las mentiras y las verdades o medias verdades que dice AMLO en los informes que viene presentando al pueblo bueno, al pueblo sabio, al pueblo que le cree casi todo. De entrada, hay que reconocerse que dijo menos mentiras que las que se esperaban y que cotidianamente dice en las mañaneras y en diversos foros.

De lo que dijo AMLO contabilicé, al menos, 16 mentiras y cinco verdades; es decir, AMLO le sigue mintiendo a los mexicanos, cuando se esperaba un gobierno diferente y más honesto al momento de rendir cuentas a todos los ciudadanos, no sólo a quienes tacha de pueblo bueno y sabio al que por cierto dice pertenecer.

Una de las decenas de mentiras que dijo AMLO, y que es un asunto muy delicado, es que afirmó que ya no hay contubernio del gobierno con la delincuencia y que hay cero impunidad –así, por decreto- porque “ya no se protege a delincuentes”. Muchísimos debieron sonreír o incluso reír al escuchar esta ocurrencia.

En la cifra de mentiras que vociferó el presidente habría de encuadrar de manera adicional una serie de datos que dio respecto a los programas sociales o de apoyo para los diversos sectores de la población que no pueden tomarse como ciertos. Y es que, en algo que ya lo venía haciendo, dio a conocer cifras de miles de personas y de recursos millonarios que no son creíbles porque son datos de acciones que no se pueden realizar de un día para otro, sino que están consideradas para todo el 2019.

En lo que sí no pudo mentir porque es más que evidente la realidad es en el tema de inseguridad e impunidad, que van de la mano. Reconoció que no hay avances importantes (por eso el constante aumento de los delitos de alto impacto en todo el país), pero lo más grave es que no esté haciendo casi nada y sólo diga que la delincuencia se “combatirá” con una estrategia integral que buscará la paz en el país y una Guardia Nacional que es para proteger a la sociedad –así lo delineó-. De acuerdo a esta estrategia, tendremos que esperar tres, cuatro, cinco o más años para que se empiecen a ver resultados y se serenen los mexicanos; mientras, los homicidios dolosos, secuestros, extorsiones, desapariciones forzadas, violaciones, asaltos y robos seguirán sin parar, con lo que el gobierno de AMLO estaría abandonando también su obligación de garantizar la seguridad pública y la tranquilidad de los mexicanos.

Reconozco al menos cinco temas en los que estamos de acuerdo que los emprenda. En lo que no estamos de acuerdo es en la forma en que los desarrolla porque algunos de ellos apuntan con claridad al clientelismo político-electoral y no hacia una verdadera solución de problemas como la pobreza y la falta de oportunidades, como la entrega directa de recursos a los beneficiarios de los escasos programas que no ha desaparecido.

En este sentido, coincidimos también con la visión de poner por delante del crecimiento económico el desarrollo del país y de sus habitantes, de tal manera que haya una distribución más justa de la riqueza y al final se refleje en el bolsillo de los mexicanos, lo cual, sin embargo, está aún por ser una realidad. Además, estamos de acuerdo con acabar con la condonación de impuestos a las grandes empresas, con implementar la austeridad y ahorros al interior del gobierno.

En lo que sigue debiendo también a los mexicanos es en el combate a la corrupción porque al momento está poniendo en la silla de acusados a chivos expiatorios, y pareciera que se estaría formando una cloaca que podría apestar en la parte final de su gobierno debido a la otorgación indiscriminada de contratos de manera directa, sin licitación, y las corruptelas que se han venido denunciando y cometiendo gente de su gobierno.

Hasta el momento, a casi un año de su gobierno, López Obrador ha cumplido con muy poco de lo que prometió en campaña en cuanto a la honestidad, el combate a la corrupción, mejorar la economía de la población y sacar a muchos de la pobreza. Va comenzando, es temprano para exigirle los resultados. Así es, pero se alcanza a ver que en bastantes temas no va por el camino que él mismo se marcó, sino que hace lo mismo que sus antecesores.

Es apenas el primer año; no se puede hablar de deudas o pendientes del actual gobierno. Lo que sí se debe decir desde ahora es que en inseguridad, corrupción, impunidad, mejor economía y pobreza, entre otros, no hay ninguna clara señal de que cumplirá con lo que prometió en campaña y que ha ratificado en diversos foros.

REPESCA

EN POLÍTICA lo que se ve, es. Y lo digo porque al parecer el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez anda jugando en grandes ligas, como se dice en el argot beisbolístico. En el tercer informe que dio AMLO el domingo en Palacio Nacional, el gobernador de Colima apareció en primera fila al lado de la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, y del gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo. Cerca de ellos, a un lado de la gobernadora morenista, estuvo también el gobernador panista de Chihuahua, Corral. Nacho Peralta es inteligente, preparado, hábil y profesional, lo cual es bueno para Colima y los colimenses porque en estos momentos de transición es importante la relación a nivel central y entre los estados.

...
Ultimo Minuto
Subir