CAMINO REAL

articulo

*Año movidito en la vida pública *Por el centralismo de López no sabemos si su gabinete es de ineptos o de genios *Año pre-electoral *Los partidos, tronados; la gente votará por personas

Este año será muy interesante en todos los aspectos de la vida pública, entendida esta como las cosas que se verán en el ámbito político-partidista. Usted ya sabe que el año venidero, el 2021, tendremos elecciones para gobernador, alcaldes y diputados federales y locales; además de que se votará por primera vez la revocación de mandato para saber si el presidente de la república y los gobernadores permanecen o deberán separarse del cargo.
En el nivel nacional, López Obrador no la tiene fácil, pese a las encuestas que le atribuyen una aceptación popular debida a sus políticas asistencialistas y clientelares consistentes en repartir dinero a manojos en programas sin reglas de operación. Sin embargo, a la hora de votar esa gente podrán aplicarle el credo que él mismo enseñó: agarren lo que les den, pero voten por quien ustedes quieran. La verdad es que López tiene un atraso espantoso en sus promesas de campaña: abatir la inseguridad pública, erradicar la corrupción y bajar el precio de los combustibles por citar los más sensibles. El gran problema de López es que no sabemos si está rodeado de ineptos o de genios, pues ejerce un centralismo a ultranza en la toma de decisiones sin dejar actuar a su gabinete. El tiempo se le viene encima a López sin que de trazas de mejoría y a lo mejor tendrá que modificar su manera de gobernar dejando que sus colaboradores actúen, pues ya se vio en este primer año que la ruta del yo-yo (yo y nada más yo) que sigue, no es la más adecuada para lo que el país necesita.
Se puede apostar que en el primer año de López son más los damnificados (por la criminalidad y con la cancelación de programas sociales, principalmente), que los favorecidos con los programas clientelares que mantiene el gobierno federal como fórmula para sostenerse en el poder. Porque para colmo, la mayoría legislativa es otro lastre para el gobierno de López: han dado bastantes muestras de que lo único que les sale bien a la mayoría morenista de senadores y diputados federales, es el grito auto denigrante de que “es un honor estar con Obrador”.
A nivel estado las cosas no andan bien para el partido en la gubernatura, el PRI, aunque mucha gente afirma que de priísta no tiene nada. Desde un inicio de la administración estatal se notó que, bajo la influencia de “asesores” y parientes, muy poco importaron los priistas y se llenaron las dependencias de gente inexperta, sin carrera y para colmo, sin militancia en el partido. Se pretextó crisis económica para despedir gente, pero se vio que la guadaña nada más caía sobre cabezas tricolores. Ahora con los nuevos despidos por el recorte presupuestal que le asestó Morena al gobierno estatal, seguramente se repetirá el esquema.
Para buena suerte, no del PRI sino de los demás signos políticos que seguramente participarán en las elecciones del año próximo, los alcaldes y diputados locales de Morena son de una torpeza absoluta. No dan una, como se dice; a lo que hay que agregar la engañifa de bajarse el sueldo, que si hubiera sido solo eso bastaría para ganarse el repudio popular, pero resulta que salieron muy bravos para el billete y se siguen pagando privilegios y aguinaldos de lo más jugoso. Austeridad republicana y pobreza franciscana son puras “mamadas” para los diputados morenistas.
Esas y otras cosas pesarán en el ánimo de la gente en las siguientes elecciones que, como le digo, en este año empezarán a perfilarse con movimientos en los partidos y entre los actores políticos.
Pero dentro de todo, hay que recordar que no son tiempos de los partidos políticos, pues todos han demostrado que están más sucios que un palo de gallinero. Ni las alianzas pueden salvar la reputación de nadie que salga con que yo soy del partido equis o zeta. Las cosas, esta vez, se resolverán más que por las siglas, por nombres de personas.
MESON.- El año 2019 terminó en borrasca para el gobierno federal, tanto que, según el dirigente estatal de Morena, el buen Sergio Jiménez Bojado, están pensando hacer algo para restaurar la imagen desgastada del presidente López Obrador, incluída una marcha… Los casos de Ovidio y Evo, la imbatible criminalidad, la masacre de los Lebarón y otras, el nulo crecimiento económico, el repudiado tren maya, el inexplicable aeropuerto Santa Lucía, la refinería de Dos Bocas, la cancelación del aeropuerto de Texcoco, la desaparición de programas sociales, etc., tienen a López muy desgastado como dice Jiménez Bojado y a la gente muy encabritada aunque esto no lo diga Sergio… Pero ¿se piensa que una marcha recompondrá las cosas?... Una marcha de apoyo sería la confirmación de que en Morena no tienen ni idea de lo que está pasando… Al gobierno de López le urgen cambios, no marchas…. Feliz Año Nuevo… ¡Arrieros somos!

. Ni las alianzas pueden salvar la reputación de nadie que salga con que yo soy del partido equis o zeta. Las cosas, esta vez, se resolverán más que por las siglas, por nombres de personas".
Ultimo Minuto
Subir