Al señalar que el cambio de color en el semáforo epidémico del estado de Colima, de riesgo máximo a riesgo alto se debió principalmente a la ocupación hospitalaria y no a la disminución de casos, el presidente del Colegio de Médicos, Julio Naranjo Chávez expresó que este cambio no debe relajar en ningún momento las medidas de protección.

Resaltó que aún no hay evidencia en poder pensar que la pandemia ‘va de salida’, por lo que reiteró la importancia de este proceso de atención de la enfermedad en la entidad se dé entre otras cosas con las medidas preventivas sanitarias existentes.

Reiteró que el cambio de riesgo dentro de la pandemia en Colima, se debió no tanto a la disminución significativa de casos, más bien a la disponibilidad de camas, la cual afortunadamente ha mejorado en los últimos días y eso permite un color de semáforo diferente.

No se deben relajar las medidas -indicó- ni como ciudadanos, ni como médicos hacia los pacientes, por el contrario, es una etapa en donde se debe intensificar los cuidados para evitar que haya una complicación de tipo ‘rebrote’, pues si bien el brote inicial no ha concluido en su totalidad, se están viendo los efectos en otros países en donde se teme un ascenso importante o más importante de casos que en la primera crisis.

Pues se ha visto que cuando se relajan en exceso las medidas de protección y de contención provoca un lógico evento adverso que es incremento de casos de nuevo y es lo que no se busca suceda en Colima.

Mencionó que se debe seguir con el uso de cubrebocas, la limitación de acudir a espacios cerrados, lavarse constantemente las manos y superficies; evitar el contacto físico en lo posible, y de esa manera, los contagios estarán más controlados.

Por parte del Colegio de Médicos y principalmente de los trabajadores de la salud se debe reiterar la importancia del autocuidado y evitar salir de los hogares, si no es necesario.