*Ambas pensiones benefician a cerca de 60 mil colimenses *Con este gobierno creció el padrón de beneficiarios en 57.9% y la inversión en 247.2%

 

La inversión de 1 mil 764 millones 523 mil 650 pesos en apoyo directo a cerca de 60 mil personas que forman parte de dos sectores prioritarios de nuestra población: personas adultas mayores y personas con discapacidad, no tiene precedentes en la vida pública del estado de Colima, señaló la Representante del Gobierno de México en la entidad, Indira Vizcaíno Silva.

 

Explicó que la cantidad erogada por el Gobierno Federal es la suma de las pensiones que se entregaron a gente de Colima en los 6 bimestres de 2019 y los 5 bimestres que han transcurrido de 2020, hasta el mes de octubre.

 

En conferencia de prensa, la funcionaria federal anotó que de ambas pensiones, que ya son derechos constitucionales, la que reciben adultos mayores es la más importante en cantidad de personas beneficiarias, con un padrón que oscila entre las 54 mil y 54 mil 300, cuyo dinamismo se debe a las altas y bajas que de manera permanente se registran; en tanto que la Pensión para Personas con Discapacidad atiende a 3 mil 171 colimenses.

 

Haciendo la comparación con 2018 en cuanto a la Pensión para Personas Adultas Mayores que ya existía, dijo que entonces se tenía un padrón de 34 mil 405 adultos mayores en Colima, cada uno de los cuales recibía 1 mil 160 pesos por bimestre, lo que en global sumó 239 millones 458 mil 800 pesos dispersados ese año en la entidad.

 

En contraste -agregó- “en este gobierno terminamos 2019 entregando la pensión a 54 mil 335 personas adultas mayores del estado de Colima, cada una de las cuales recibió 2 mil 550 pesos por bimestre, lo que arrojó una inversión total de 831 millones 325 mil 500 pesos ese año, es decir, crecimos en 57.9 por ciento la cantidad de personas beneficiarias y en 247.2 por ciento el monto de inversión, comparado con 2018”.

 

Indira Vizcaíno rememoró que la Pensión para Personas con Discapacidad se otorga por primera vez en el país con este gobierno, mientras que la Pensión para Personas Adultas Mayores fue creada por nuestro ahora Presidente de México cuando fungió como Jefe de Gobierno del Distrito Federal, por lo que destacó el amor y el compromiso que distinguen al Mandatario de la Nación con ambos sectores sociales.

 

Precisó que, en general, la persona de 68 años y más tiene derecho a recibir su pensión, pero quien habita comunidades indígenas accede a ella desde los 65 años. En el caso de las personas con discapacidad, el apoyo está dirigido, prioritariamente, a la población de 0 a 29 años, así como a la de zonas indígenas y con altos índices de marginación.

 

Aclaró que el Gobierno de México ha podido ampliar su atención a la población con discapacidad -cifras oficiales de 2018 estiman en 8 millones de personas con alguna discapacidad en el país- gracias a la Pensión para Personas Adultas Mayores, pues una importante cantidad de discapacidades se presentan en edades que tiene este grupo de beneficiarios.

 

Vizcaíno Silva se refirió al aumento que tuvo la Pensión para Personas Adultas Mayores en el presente Gobierno Federal, que de 1 mil 600 pesos que se entregaban de manera bimestral en 2018, pasó a 2 mil 550 pesos en 2019, y para este 2020 ya se encuentra en 2 mil 620 pesos, dado que por iniciativa del Presidente, ésta y la Pensión para Personas con Discapacidad incrementarán su monto cada año, conforme aumente la inflación, para evitar el deterioro del poder adquisitivo y la calidad de vida de estos grupos vulnerables.

 

Por tanto -ahondó- en los 5 primeros bimestres de 2020, esto es, de enero a octubre, se han beneficiado más de 54 mil 074 adultos mayores (51% mujeres y 49% hombres), con inversión global de 850 millones 074 mil 720 pesos. El monto dispersado sube porque también subió el monto de la pensión este año, de 2 mil 550 pesos a 2 mil 620 pesos.

 

Advirtió que todavía falta entregar el bimestre noviembre-diciembre de este 2020, por lo que la cantidad de beneficiarios es posible que sufra una variación porque hay nuevas incorporaciones y, por supuesto, el monto dispersado será todavía mayor al cierre de año.

 

“Sin duda las cifras son altas, tanto en cantidad de beneficiarios como en montos dispersados en la entidad, y es precisamente esta diferencia la que queremos hacer notar, de cómo el Gobierno de México está invirtiendo en el pueblo, en la gente, en los sectores más desprotegidos que durante más de tres décadas del periodo neoliberal estuvieron en el olvido”, expuso Indira Vizcaíno.

En cuanto a los avances de bancarización de beneficiarios y beneficiarias de ambas pensiones, dio a conocer que poco más de 35 mil adultos mayores cobran su pensión mediante tarjeta bancaria, igual que sucede con poco menos de la mitad de personas que reciben la Pensión por Discapacidad.

 

“El objetivo del Gobierno de México es otorgar al cien por ciento de beneficiarios y beneficiarias de ambas Pensiones su propia tarjeta, para que ya no tengan que desplazarse a ningún operativo de pago y puedan disponer de ese recurso en el momento que lo requieran a través de los cajeros que estarán funcionando en los Bancos del Bienestar”, puntualizó.

 

Vizcaíno Silva mencionó que en la adjudicación y entrega de las Pensiones para las Personas Adultas Mayores y Personas con Discapacidad, igual que todos los programas sociales implementados por el Gobierno de México, son transparentes y absolutamente ajenos a intereses particulares o partidistas.

 

“Nadie, en ningún estado del país, tiene acceso a esos padrones, como tampoco nadie maneja dinero. Las pensiones, becas y demás apoyos sociales los deposita directamente la Tesorería de la Federación a cada persona beneficiaria, y cada una de esas personas beneficiarias tiene la certeza de que en este gobierno las cosas se hacen de manera distinta, con honestidad y transparencia, pues como bien lo dice el Presidente: no somos iguales a los que, por fortuna, ya se fueron”, concluyó la Delegada Estatal del Gobierno de México.