Por falta de la autorización de Cabildo Municipal, la Presidenta Municipal de Manzanillo, Griselda Martínez, informó que se detuvo una obra que realizaba la Administración Portuaria Integral (API), en el ingreso al Puerto, en el crucero de Mina, vialidad que es propiedad del municipio.

 

La alcaldesa detalló que ya fueron colocados – en unas partes de la vialidad- tubos mecánicos (bolardos) que al subir y bajar controlarían el paso de vehículos particulares para darles preferencia a los tráileres; estos bolardos serían operados – aún no se precisa si por la API o por la aduana, y en horario indefinido- y señaló que: “En lo que no estamos de acuerdo es que bajo el argumento de que la anterior administración aprobó la colocación de estos bolardos, en los hechos, se entregue una vialidad más al Puerto, sin tomar en cuenta ni al Cabildo ni a los ciudadanos”.

 

Griselda Martínez destacó que “nadie debe estar por encima de la ley, de la autoridad ni de los reglamentos”, por lo que buscó este mismo día al Almirante Salvador Gómez Meillón, director de APIMAN, para informarle sobre este tema y buscar un acuerdo en beneficio de todos los manzanillenses, del puerto y los visitantes al municipio. Señaló que afortunadamente en la API las cosas ya cambiaron, “Hay un nuevo director con el que se puede dialogar, buscar soluciones y caminar de la mano Puerto-Ciudad.

 

La alcaldesa aprovechó también para informar que se empezará a llamar a cuentas a todo aquél que esté generando problemas en la ciudad y en consecuencia a la población manzanillense, como empresas transportistas, patios y empresas de extracción de pétreos que se encuentre irregulares y que, con sus acciones, dañan al medio ambiente.