Cárcel, cobros y buró de crédito: mitos de las deudas

articulo

Adquirir una deuda crediticia conlleva un miedo ante lo que se piensa como posibles consecuencias negativas, aunque éstas no siempre sean reales


Adquirir una deuda crediticia conlleva un miedo ante lo que se piensa como posibles consecuencias negativas, aunque éstas no siempre sean reales

Alrededor de los préstamos, tarjetas de crédito e instituciones financieras, hay muchos mitos, pero los más populares son los relacionados con las deudas, en especial sus consecuencias. Algunos fomentados por los despachos de cobranza y otros por falsas creencias. No caigas en ellos, aquí desmentimos los más comunes:

Mito: “Me pueden meter a la cárcel si le debo al banco”

Verdad: No. Si has recibido la llamada de un despacho de cobranza argumentando esto, es sólo un método de intimidación. En México es imposible ir a la cárcel por una deuda de carácter civil (tarjetas de crédito, hipoteca, crédito personal), así lo dice el artículo 17 de nuestra Constitución; en estos casos, lo máximo que podría ocurrir, además de dañar tu historial crediticio, sería que el banco presentara una denuncia civil o mercantil, jamás penal.

Lee: Cómo saldar deudas

Decir que te demandarán por fraude es mentira, pues un fraude es aquel donde hay dolo o malas intenciones, como pagar con un cheque ligado a una cuenta inexistente, algo que no ocurre cuando por equis situación no puedes liquidar tu deuda, por lo tanto, no hay delito.





Mito: “Estar en el Buró de Crédito es estar en la lista negra de deudores”

Verdad: Todos aquellos que tienen o han tenido un crédito de cualquier tipo (automotriz, tarjeta bancaria, departamental), están en el Buró de Crédito, pues más que una lista negra, es una Sociedad de Información Crediticia. ¿Cómo funciona? Las instituciones de crédito le reportan tu comportamiento (historial de pagos, retrasos, adeudos) y a partir de éste te otorga una calificación. Por lo tanto, si te niegan un nuevo crédito no es “culpa” de él, sino de cómo has manejado tus créditos, pues las instituciones financieras consultan el Buró para saber si eres confiable.


En pocas palabras: el Buró de Crédito guarda un registro de tu historial crediticio, incluso si estás al día con tus deudas, de ti depende que éste se mantenga sano.


Mito: “El banco no puede cobrarse de mi nómina”

Verdad: De hecho, sí y es, hasta cierto punto, legal, siempre y cuando se trate de productos del mismo banco. Esto pasa porque muchas veces dentro de los contratos de adhesión de los productos financieros, existen cláusulas que permiten que, en caso del adeudo de un crédito, se puedan hacer retiros de compensación de una cuenta de ahorro o nómina. ¿Se puede evitar? Sí, la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF) ya reconoce como abusivas estas cláusulas, pues derivan en desventajas para el cliente o ponen en riesgo su patrimonio, de encontrarlas en tu contrato, puedes denunciarlas, de esta forma sancionarán al banco e incluso pueden obligarlo a suprimirlas. Otra opción es no tener tus cuentas y créditos en el mismo banco; para cambiar la de nómina, puedes abrir una cuenta en una institución diferente y pedirle directamente a tu empresa que hagan el depósito ahí, pues al pedírselo al banco corres el riesgo de que antes de transferirlo a la nueva cuenta, descuente lo que “le corresponde”.




Mito extra: “Le pueden cobrar mi deuda a mis referencias bancarias”

Verdad: Nunca. Al momento de tramitar una tarjeta bancaria, departamental u otro crédito, las instituciones piden referencias personales, quienes son justo eso: sólo referencias para indagar sobre tu nivel de responsabilidad y compromiso. También pueden recurrir a ellas en caso de no localizarte y tener un problema con tu crédito, pero en este caso, únicamente pueden preguntar por ti, jamás exigirles saldar tu adeudo, pues los créditos son personales. De hecho, esta práctica es sancionada por la CONDUSEF, al romper el código de ética al que deben apegarse los despachos de cobranza, por lo tanto, se puede levantar una queja. El único caso en que otra persona deberá pagar es cuando firme como aval o deudor solidario.

Informarte es un punto clave para mantener tus finanzas personales sanas, esto evitará que cometas errores que puedan costarte dinero, pero sobre todo, que vivas asustado y sacrifiques tu tranquilidad y la de tu familia.

Decir que te demandarán por fraude es mentira, pues un fraude es aquel donde hay dolo o malas intenciones,
Ultimo Minuto
Subir