¿Hasta cuándo seguirá la inseguridad en el estado?

Por Héctor Sánchez de la Madrid

En la ola de violencia y crímenes que estamos sufriendo en la entidad, una de las pérdidas más sentidas en los medios políticos, periodísticos y sociales es la de Roberto Chapula de la Mora, por su autenticidad, su don de gentes, su vocación por el Derecho, la política y el servicio público.

En cualquier actividad humana es sumamente importante el inicio, se trate de la práctica de un deporte, amateur o profesional; el desempeño de un profesionista, médico, abogado, arquitecto, etcétera; o el desempeño político o administrativo de un servidor público, no importa el nivel de cualesquiera de ellas o ellos. Inclusive hasta en el terreno de las relaciones amorosas, cuán relevantes son los primeros pasos que se dan.

La suerte existe y desde luego influye para alcanzar el éxito, sin embargo, hay que ayudarle a la misma haciendo lo correcto en tiempo y forma, de lo contrario se pierde el efecto de la primera impresión que se causa y la oportunidad del comienzo que dura poco, por lo que si queremos triunfar en lo que hagamos, debemos hacer lo adecuado, lo mejor posible, en el plazo más corto, para ganar el mayor terreno y así causar una buena impresión.

“El tiempo perdido, hasta los Santos lo lloran”, dice el refrán, por eso no podemos, no debemos dejar pasar los días, las semanas, los meses, sin rectificar lo que está mal, lo que hicimos erróneamente. “No hay peor ciego que el que no quiere ver”, reza el proverbio que ejemplifica a la perfección a las personas que no ven o no quieren ver sus errores y por tanto pierden la oportunidad de enmendarlos, haciendo que sigan viviendo una situación equivocada.

Nadie es perfecto, tampoco perfecta, todos y todas adolecemos de limitaciones que nos hacen cometer errores de apreciación, de no ver ni entender las cosas como son o como están, creer lo contrario es caer en la soberbia y por ende en la irrealidad, en la ilusión, desde el punto de vista sicológico, que es la distorsión de la percepción a través de nuestros sentidos, la vista, el olfato, el oído, el gusto y el tacto. Mal compañero es el engreimiento.

Pasados los 6 meses del gobierno de Indira Vizcaíno Silva, los resultados son nulos, ni siquiera magros, los diversos sectores públicos a cargo de la administración estatal que recibió, muchos de ellos en malas condiciones de su antecesor, José Ignacio Peralta Sánchez, hoy en día están peor, como son seguridad, salud y finanzas, sin que se avizore el día en que mejoren esos ámbitos, hoy en manos de funcionarios sin la capacidad y la experiencia necesarias.

El más grave de los tres temas es la seguridad, la cual se perdió desde el 25 de enero con el motín suscitado en el Cereso, en el que se enfrentaron miembros del Cartel Jalisco Nueva Generación contra exintegrantes de la misma organización criminal, denominados como Cártel los Mezcales, con el resultado de 8 muertos y 7 heridos. A partir de esa fecha el enfrentamiento se ha dado en las calles y avenidas de esta capital y Villa de Álvarez, con un saldo superior a las 300 víctimas.

Siempre he considerado, lo sostienen especialistas del ramo, que el origen de la confrontación del Cártel Jalisco Nueva Generación contra el Cártel Sinaloa, ha sido la disputa del puerto de Manzanillo, que es la entrada de drogas y precursores al estado y de aquí a todo el país, quizás hasta nuestro vecino del norte, Estados Unidos de América, por lo que el asunto no es menor, sino de dimensiones mayúsculas y pertenece al orden federal.

Lo anterior es el fondo del caso, sin embargo, la escisión de la célula colimense hizo que las cabeceras de Colima y la Villa, con algunas bajas en Comala y Coquimatlán, se convirtieran en el campo de batalla del crimen organizado. En el discurso, el Gobierno Federal ha apoyado al Gobierno del Estado con miles de elementos de la Guardia Nacional y la Defensa Nacional, pero en los hechos no se ha visto la ayuda ni los resultados.

En tanto la Mandataria estatal se reúne con funcionarios de seguridad pública de los órdenes federal, estatal y municipales en la Mesa para la Construcción de la Paz y la Seguridad de Colima, sin obtener algún resultado importante hasta ahora. En lugar de dar la cara nombró a un vocero que lleva la cuenta de los muertos ejecutados, sin hacer algo más al respecto. Mientras la entidad se enciende en llamas, Indira Vizcaíno se la pasa volando a la Ciudad de México a apoyar a Claudia Sheinbaum.

Vizcaíno Silva además de ausentarse de Colima para participar en cualquier evento que organice la jefa de Gobierno en la capital del país, también ha salido del estado para apoyar las campañas electorales de las y los candidatos de Morena a los gobiernos estatales que tienen comicios el 6 de junio próximo, valiéndole un bledo las y los colimenses que sufren por la matazón que cotidianamente sucede en la entidad. Por eso Indira se encuentra en el penúltimo lugar de los gobernadores, según Mitofsky.

Todos los homicidios dolosos son lamentables y sensibles, ya que la vida humana es lo más valioso de la naturaleza, los cuales provienen de la intención plena y consciente de los criminales de quitarles la vida a las víctimas, teniendo el conocimiento de que dicho acto es contrario a la ley. La gobernadora Indira Vizcaíno es responsable de salvaguardar la integridad de las y los colimenses, tarea en la que ha fallado completamente; encontrar a los homicidas y consignarlos ante la autoridad judicial le corresponde a la Fiscalía General del Estado, autónoma e independiente legalmente, pero en los hechos bajo el mando de la propia Mandataria, aspecto en el que también ha fracasado rotundamente.