Por César Barrera Vázquez

La lección de Margarita

Como parte del equipo de Margarita Moreno, me dio mucho gusto ver que es una presidenta municipal que no peca de eso que ahora parece ser un denominador común de la nueva clase política: la soberbia.

El miércoles por la tarde, en un encuentro con vecinos de la colonia Prados del Sur, Margarita Moreno fue receptiva y escuchó el reclamo mayoritario de quienes se oponen a que un predio sea vendido para pagar la deuda heredada del Locho Morán con el IMSS.

Esta alternativa se da después de que el bloque oficialista de Morena impidió que se aplicara el Borrón y cuenta nueva, estrategia recaudatoria con la que el Ayuntamiento de Colima preveía obtener recursos extraordinarios.

No le permitieron los de Morena en el congreso esta opción y se optó por la enajenación de 10 predios, ante la premura porque el IMSS tiene embargadas las participaciones federales del ayuntamiento capitalino.

Sin embargo, la presidenta municipal ha tenido la sensibilidad política para acercarse con los vecinos de estos espacios y dejar algo en claro: si no quieren que se vendan estos predios, no se venderán.

Así, Margarita Moreno da una clase, una lección de humildad política de acercarse y escuchar la opinión de sus gobernados del municipio de Colima, lo que le ha granjeado la simpatía, en este caso, de las y los vecinos de la colonia Prados del Sur.

Si bien una facción de Morena le apostaba a generar un conflicto que afectara la imagen de la presidenta municipal, lo que sucedió fue lo contrario: el acercamiento con los vecinos apuntaló su simpatía y dejó en claro que su gobierno es de diálogo y puertas abiertas.

Lo anterior es congruente con uno de los ejes prioritarios de su gobierno: un Colima más humano. Y para construir eso es necesario tener una relación directa, un diálogo abierto con las y los vecinos, las y los liderazgos de las colonias y quienes los representan.

De esa forma lo ha hecho Margarita Moreno, y por eso es un gusto formar parte del equipo de una presidenta municipal sensible, cercana a las necesidades de la población y que demuestra, en los hechos, un gobierno humano y cuyo interés principal es el bienestar de las familias del municipio de Colima.

Por eso, no solamente respetó la voluntad de las y los vecinos de Prados del Sur, sino que fue más allá y les dio certidumbre legal de que ese predio sería modificado, a través del cabildo, para que fuera catalogado como espacio verde y adelantó que se construiría un jardín, a través de un proyecto en el que participará toda la comunidad.

La soberbia que se ve en otras esferas del poder público, donde el gobernante rechaza el diálogo con los que piensan diferente, que los descalifica y acusa, no se vio en la presidenta municipal, quien fue directamente a conciliar y aclarar la intención del Ayuntamiento de Colima.

Y es que la enajenación de estos predios no representaba, por sí misma, la venta, sino que la presidenta siempre dejó en claro, desde un inicio de su gobierno, que escucharía a la ciudadanía y gobernaría de la mano de todas y todos, y demostró con los hechos esta intención al firmar acuerdos con los vecinos de Prados del Sur.

Seguramente, este acercamiento lo realizará con todas y todos los vecinos de los nueve predios restantes, pues si bien esta alternativa es la más viable para adquirir recursos que permitan pagar al IMSS y no poner en riesgo la viabilidad financiera del municipio y sus servicios, la presidenta siempre estará en el ánimo de escuchar y trabajar de la mano con la población. Así lo ha demostrado con hechos.

Dos puntos

En la rueda de prensa “Diálogos por la Transformación”, la gobernadora Indira Vizcaíno anunció la llegada del programa federal Internet para Todos, que permitirá llevar este servicio a los lugares más apartados del estado, así como el servicio de telefonía celular, en comunidades en las que ni siquiera hay cobertura.

Explicó que dicho programa, con trabajo de CFE Telecomunicaciones y apoyo de diversas áreas del Gobierno de México, “permitirá acercar a la era digital a esas comunidades que carecen de servicios tecnológicos, pues el propósito principal de esta estrategia es aumentar la inclusión digital a través de la instalación de infraestructura tecnológica de CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos, que llega a Colima bajo el nombre de ‘ColiRed, Wifi Libre’”.

Sin duda se trata de una acción positiva, que llega a complementar lo que en su tiempo hizo Mario Anguiano y el gobierno de Peña NIeto, que impulsaron proyectos muy parecidos.