Aunque reconoció que el pasado domingo 14 de febrero fue atípico, el presidente de la delegación Colima de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (CANIRAC), Felipe de Jesús Santana Linares, señaló que se trabajó con las medidas sanitarias muy controladas debido a que fue un día “aún nos encontrábamos en semáforo epidemiológico rojo”.

Al respecto indicó que “fue un 14 de febrero atípico, con una medida sanitaria en semáforo rojo, con un aforo del 25% y tratamos, de sobremanera, llevar no solo en lo normal las medidas sanitarias, sino de manera extraordinaria, porque aunque estábamos avisados de que el semáforo naranja llegaba, también estábamos avisados que las revisiones y la forma de operar iba a ser muy controlada”.

Santana Linares señaló que “nos apegamos a las medidas sanitarias y al aforo, aunque fue un fin de semana movido pero al 25 por ciento otra vez, con lo que pudimos sacar para cuidar los empleos y con eso estamos agradecidos”.

Cuestionado sobre como esperan el semáforo epidemiológico naranja, el presidente de los restauranteros organizados dijo esperar que se reactive un poco más la economía, “históricamente viene el periodo complicado, lo que es después de la primer quincena de febrero hasta la primer quincena de abril son fechas lentas, en donde la economía no camina normal”.

Ante esta situación mencionó que “de venir de un año complicado económicamente y enfrentarnos a casi dos meses de economía lenta, es un reto verdadero en donde hay que cuidar que los semáforos no se vuelvan a reactivar”.

Santana Linares pidió a la ciudadanía a seguir respetando las medidas sanitarias para no regresar, en los próximos 15 días, al semáforo rojo, “ya que por la variante en que pasamos de semáforo rojo a anaranjado, fue mínima pues en cuanto nomás alcanzamos el semáforo naranja”.